Entre lo privado y lo público

[01-02-2010]

Por Dixie Edith

¿Cuáles son los límites entre lo público y lo privado en los ámbitos de la violencia de género? ¿Es válido el añejo refrán de que entre marido y mujer nadie se debe meter?
Reflexiones en torno a esas preguntas llegaron a La Habana de la mano de la obra teatral Pared, de la española Itziar Pascual, comunicadora, dramaturga y profesora la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid.
Sin apenas escenografía, la pieza, galardonada en 2004 con el IV premio de Teatro Madrid Sur, contrapone las vidas de dos mujeres, vecinas del mismo edificio, separadas apenas por una pared.
Una de ellas -sin nombre en la obra-, profesional de las letras y soltera, es mostrada justo en el momento en que abandona la casa donde vive, alquilada, porque no puede soportar los gritos de una vecina maltratada en su entorno familiar.

La otra, María Amparo, de más edad, madre y abuela, carga con el peso de las tareas domésticas, además de su empleo, y soporta maltratos del marido y del hijo, sin dar ningún paso para liberarse.
Puesta en escena en la isla como parte de las actividades por la jornada de los 16 días contra la violencia de género, la iniciativa fue promovida por la embajada española y la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID), con la complicidad del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (Cenesex), las agrupaciones teatrales Ellas y Teatro del Puerto  y el grupo Retazos.
Pared resulta “una amarga reflexión sobre la violencia de género y la indiferencia de buena parte de la sociedad ante ella”, según palabras de la prensa especializada española.
Debate al pie del escenario
“Puede que se acostumbrara a no ser defendida por nadie”, razona para sí una de las protagonistas de Pared, refiriéndose a la otra, María Amparo.
“Para mí, esta es la frase más triste de la obra”, declaró Gemma García, especialista de la Oficina Técnica de Cooperación (OTC) de la AECID y participante, junto con la doctora Ada C. Alfonso, psiquiatra y subdirectora del Cenesex, en el debate posterior a la puesta teatral.
En ese camino, García citó recientes estadísticas que certifican que entre 2007 y 2008 hubo en España más de 268.000 denuncias vinculadas a la violencia de género, pero solo 1,5 por ciento de ellas fueron efectuadas por familiares, amigos o vecinos de las víctimas.
“Ellas no se atreven a salir del círculo de la violencia, pero los otros, vecinos, amigos, tampoco se atreven a intervenir. Es el silencio acerca de un problema que es público, social; pero se considera privado”, abundó García.
Sobre el particular, la doctora Alfonso insistió en que hay que preguntarse: ¿qué pasa?, ¿por qué estas mujeres no pueden escapar de ese círculo de la violencia?
“Cuando dicen que una mujer es hija del maltrato eso es claramente un mito y es importante identificarlo así porque estas situaciones pueden pasarles a cualquiera y producen mucho miedo y dolor”, argumentó.
La experta instó a ser sensibles, a reflexionar que la violencia puede estar sucediendo alrededor de nuestras casas, que no es un problema de una única mujer.

Diciembre 2009

Visto 1512 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional