La carencia de investigaciones generalizadoras y de estadísticas confiables es una de las críticas más generalizada cuando se intenta evaluar la investigación y tratamiento de la violencia de género e intrafamiliar en Cuba. En ese contexto, ¿cuáles son los obstáculos más complejos que enfrentan quienes intentan acercarse a la problemática desde ámbitos diversos de la sociedad y en busca de salidas múltiples? No a la violencia reflexiona en torno a esta interrogante con la colaboración de la Máster en Ciencias Matilde Molina Cintra, psicóloga e investigadora del Centro.

¿Cuáles son las dificultades más frecuentes que encuentran, de acuerdo con sus profesiones y lugares de desempeño, cuando intentan investigar acerca de la violencia intrafamiliar y de género?

Sensibilizar a jóvenes y adolescentes para que reconozcan la violencia de género, sus causas,
consecuencias y posibilidades de prevención podría ser el camino para avanzar en el
afrontamiento a esta problemática desde edades tempranas. La llamada educación de pares se
alza como inapreciable herramienta para el cambio, según especialistas y jóvenes activistas. Hoy
comparten sus opiniones con No a la Violencia la doctora María Isabel Domínguez, investigadora
del Centro de Investigaciones Sicológicas y Sociales (CIPS); la socióloga Iyamira Hernández,
máster en Sexualidad e investigadora del Centro de Salud Mental del municipio de Playa
(CENSAM); y Adriana Castillo, estudiante de cuarto año de Periodismo y creadora del blog
Naranjearte, un espacio de sensibilización contra la violencia de género.

¿Se han multiplicado los espacios desde donde se enfrenta y previene la violencia en Cuba? ¿Ha significado ese hecho más eficacia? ¿Qué retos quedan por enfrentar? No a la Violencia invita a reflexionar acerca de estas interrogantes a la demógrafa y doctora en Ciencias Marisol Alfonso, oficial de Programa del UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas en Cuba; la doctora Olga Lidia Revilla Vidal, especialista en Medicina general Integral y funcionaria del Centro Nacional de Promoción y Educación para la Salud, y a la también doctora en Ciencias y psicóloga Beatriz Torres, presidenta de la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad (SOCUMES).

La recién concluida Serie Nacional de Béisbol pasará a la historia como la de mayor indisciplina –y más aguda violencia- en el deporte de las bolas y los strikes. Pero las agresiones también han ocurrido en terrenos del fútbol y tabloncillos de baloncesto o voleibol. ¿Será que el enfrentamiento deportivo trae intrínseco, de manera irremediable, una carga de violencia? Y si no, ¿cómo se originan estas manifestaciones? ¿Qué papel juegan en su prevención y enfrentamiento los medios de comunicación?

Tres jóvenes periodistas del ámbito deportivo conversan con No a la Violencia sobre estos temas. Son Niurka Talancón Villafranca, colega del canal nacional Tele Rebelde, Alejandro Céspedes Morejón, narrador y comentarista de Tele Pinar, en la más occidental de las provincias cubanas, y Osmany Torres Hernández, periodista de la emisora radial capitalina COCO.

Información adicional