El acoso es una expresión de violencia y lo sufren las mujeres en múltiples espacios públicos. Despierta airadas polémicas, pues suele ser justificada con mitos y estereotipos patriarcales diversos. Bajo el nombre Evoluciona y el llamado El acoso te atrasa, este año Jornada Cubana por la No Violencia hacia las Mujeres y las Niñas centró su campaña comunicativa en este fenómeno. Para reflexionar acerca de los desafíos que implica visibilizar el tema en la sociedad cubana, No a la Violencia invitó a cuatro profesionales del campo de la comunicación: Mayra García Cardentey, periodista y directora de la revista Alma Mater, la comunicadora Tamara Roselló Reina y la psicóloga Yohanka Valdés Jiménez, ambas especialistas del Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR), que decidieron responder las preguntas “a cuatro manos” y la joven periodista de Cubadebate y activista en las redes sociales, Ania Terrero.

Entre las formas de violencia de género está la sexual, que ocurre siempre que se impone a la mujer una relación sexual contra su voluntad. Puede estar incluida la violación infligida por un desconocido, un conocido o la pareja. Si bien este es uno de los tipos de violencia más reconocidos, no siempre se comprenden todas sus variantes, ni se asume en su totalidad como un problema en nuestro país. Para dialogar sobre este fenómeno y sus posibles estrategias de prevención, No a la Violenciainvitó a tres profesionales de diferentes perfiles y áreas de desempeño. Esta vez responden a nuestras interrogantes la psicóloga Beatriz Torres, presidenta la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad (Socumes), la periodista Mileyda Menéndez, del diario Juventud Rebelde y la también psicóloga y demógrafa Matilde de la Caridad Molina, del Centro de Estudios Demográficos (Cedem), de la Universidad de La Habana.

                                La violencia de género en los espacios educativos supone una ramificación de los conflictos de género no abordada frecuentemente. La ausencia de investigaciones nacionales sobre el tema y los modos poco visibles de presentarse impiden muchas veces identificarla, calcular su magnitud real y hacer generalizaciones al respecto. Sin embargo, es una forma frecuente y preocupante en que se manifiesta este problema. En busca de reflexiones, No a la Violencia invitó a tres profesionales de diferentes perfiles y áreas de desempeño. Esta vez responden a nuestras interrogantes la pedagoga Yohanka Rodney y las psicólogas Kenia Lorenzo Chávez y Yuliet Cruz.

Coinciden especialistas en que el primer paso para prevenir y atender la violencia de género es hacerla visible, lograr que la sociedad, sus instituciones y las personas tomen conciencia de que existe. Aun cuando casi todos los estudios en Cuba reconocen avances en este camino en los últimos años, No a la Violencia invitó a tres profesionales de diferentes perfiles y áreas de desempeño para analizar la problemática desde los espacios donde desempeñan su labor cotidiana. Esta vez responden a nuestras interrogantes la socióloga y doctora en Ciencias Magela Romero Almodóvar, de la Universidad de La Habana; la también psicóloga Mareléen Díaz Tenorio, del Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR) y la periodista Claudia Martínez Camarero.

Página 1 de 9

Información adicional