La violencia, en tanto fenómeno social, ha estado presente desde los primeros vestigios de la sociedad, transitando a través de las diferentes formaciones económicas y sociales sucedidas a lo largo de la historia de la humanidad.

Hoy día la violencia contra las mujeres, sin importar su orientación sexual ni su identidad de género, se ha reconocido como un problema a escala mundial y un grave obstáculo para el desarrollo, la salud y la paz. Su puesta en discusión como tema de debate internacional ha permitido apenas visualizar la punta del iceberg de la victimización femenina en el hogar, el trabajo y la sociedad, una situación invisibilizada durante mucho tiempo.

El antecedente de este trabajo fue una ponencia presentada en el primer encuentro Maribrujas, con un conjunto de reflexiones sobre la violencia de género expresada en la maternidad y la paternidad, como procesos en torno a los cuales se tejen relaciones de poder desiguales.

Aquellas ideas han servido de base para las que ahora comparto, cuya intención es conducir la mirada a puntos identificados con la violencia y llamar la atención sobre otros indicadores de sus manifestaciones, aunque pudiera pensarse, a simple vista que no guardan necesariamente una vinculación.

Llegaron para quedarse, entrometiéndose en nuestras vidas, cambiando la manera en que nos relacionamos, multiplicando nuestras identidades hasta crear realidades alternas al día a día, sustituyendo el abrazo por un círculo sonriente con ademán semihumano; el gesto de apoyo por un click que comparte un enlace que pocas veces leemos por completo; la intimidad de un abrazo por la desmesura de una foto viral.

Facebook, Twitter, Instagram, You Tube, entre otras redes sociales de internet, han incorporado a las relaciones humanas nuevos escenarios que reproducen, en lo virtual, cierta ilusión de realidad en la cual ya no somos solamente las personas marcadas por el cuerpo físico, sino también lo que construimos en nuestras ciberidentidades.

Un breve acercamiento a la Historia permite observar que existen temas sobre los cuáles nos cuesta trabajo escribir o emitir alguna opinión. El asunto no gira en torno a que sean espinosos o reúnan características difíciles de asimilar por algún público exigente; el problema está en que se acercan a la llamada “sensibilidad humana” y es ahí donde comenzamos a pensar “con el corazón”, aunque de sobra sepamos que esta no es una función inherente a él.

Acercarnos al asunto de la violencia es y seguirá siendo una de esas cuestiones que terminan por convencernos de la necesidad de continuar construyendo una sociedad donde sus consecuencias desaparezcan por completo.

Información adicional