Por Dixie Edith

La Habana, noviembre de 2007.- Las estadísticas sobre violencia intrafamiliar disponibles en Cuba, aunque no son abundantes ni generalizadoras, permiten confirmar que la violencia psicológica y la emocional son predominantes.
Según la definición aprobada por la Organización de Naciones Unidas, en 1994, en Beijing, China, se considera violencia contra las mujeres cualquier acto de este tipo basado en el género, que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico.
Alba Sánchez, una jubilada de 64 años del municipio de Playa, en el oeste de la capital, asegura que fue víctima de violencia psicológica, sin saberlo, durante toda su vida matrimonial. "Mi esposo, ya fallecido, llegaba todos los días del trabajo junto conmigo, pero aún así me exigía, en muy mala forma, que le tuviera listo el baño y la comida", contó a SEMlac.
Por Raquel Sierra

Con sus muchas ocupaciones y reuniones, algunas hasta altas horas de la noche, a la madre de un niño de 13 años no le alcanzaba el tiempo para nada, ni siquiera para acudir a la escuela de su único hijo e interesarse por sus estudios, sus problemas y carencias emocionales. El muchacho se tornó solitario y triste.
El caso de un compañero de aula es distinto. Su mamá, unida en segundas nupcias, le daba prioridad para todo a su nuevo esposo y descuidaba la atención del hijo. Por demás, el menor convive con los maltratos del padrastro hacia su madre.
La desatención de los hijos y las agresiones físicas y psicológicas hacia los menores son dos de los muchos rostros tras los cuales se parapeta la violencia, que tiene una repercusión directa en la conducta y comportamiento futuro de adolescentes y jóvenes.
Por Dalia Acosta

Contribuir a la visualización de la violencia en Cuba será el objetivo de un conjunto de acciones que ejecutará el Capítulo Cubano de la Red de Género y Salud Colectiva de la Asociación Latinoamericana de Medicina Social (ALAMES).
Las ideas fueron elaboradas de forma colectiva durante un taller de la red realizado el 21 de noviembre en la capital cubana, en ocasión de la celebración del 25 de noviembre del Día Internacional de No Violencia contra las Mujeres, la semana pasada
"Aún nuestro sistema de salud no recoge la violencia como un indicador de salud", dijo la doctora Ada C. Alfonso, vice coordinadora de la red cubana, quien advirtió sobre la necesidad de crear una red social de apoyo a las víctimas.
Por Dalia Acosta

Una intensa campaña por la No Violencia contra las Mujeres impulsa este año el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) de Cuba en coordinación con otras organizaciones y redes, como el capítulo cubano de la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe.
Las acciones, iniciadas con un taller para personas vinculadas a la creación en los Estudios de Animación de la industria cinematográfica cubana, se extenderán a lo largo del mes de noviembre hasta la celebración, el día 25, del Día Internacional por la No Violencia Contra las Mujeres.
La campaña pretende identificar el impacto que tiene la violencia, en cualquiera de sus manifestaciones, sobre la salud integral de las mujeres, asegura un documento del CENESEX con la programación de la campaña.

Información adicional