Por Raquel Sierra

Con serias carencias de vivienda, el divorcio en Cuba no siempre termina con la separación definitiva y no pocas veces las personas deben convivir por tiempos prolongados bajo el mismo techo. Sufrir durante años tensiones, zancadillas a la cordura y ofensas, lacera, desestabiliza y deja huellas en las mujeres y su descendencia.
Caridad López, para todos Cary, tiene 47 años. Su cara muestra una sonrisa. Sin embargo, detrás, se esconde una historia que, aún pasados los años, la hace sentir incómoda.

Por Dixie Edith

La parodia y la ironía pueden ser formas de sensibilizar a públicos diversos con la violencia de género, confirma una reciente puesta en escena del teatro español La Quimera de Plástico, en la sala Hubert de Blanck, en la capital cubana.
Con textos de Darío Fo y Franca Rame, dos dramaturgos italianos reconocidos en el teatro contemporáneo mundial, la propuesta, titulada Mujeres, combina los monólogos El despertar y Una mujer sola, que muestran un tipo de maltrato que habitualmente se sufre puertas adentro de los hogares.

Por Sara Más

Gritos, expresiones peyorativas, amenazas, miradas acusadoras y algunas sanciones se incluyen entre las  manifestaciones violentas que se pueden encontrar en las escuelas cubanas, aunque este es todavía un tema poco investigado y reconocido en la isla caribeña.
Escasos estudios aislados de los últimos 10 años revelan que, si bien son poco frecuentes y hasta raros los castigos y maltratos físicos en las aulas, sí son comunes otros más legitimados por la cultura y la tradición, que suelen pasar como naturalmente incorporados y poco reconocidos, incluso, por quienes los practican.

Por Raquel Sierra

Muñecas y payasos de trapo, delantales y agarraderas de cocina, carteras tejidas y muchos otros artículos salen de sus manos. Las mujeres vinculadas a diferentes proyectos comunitarios aprenden también sobre violencia de género y cómo desenmascararla.
Zenaida Soca, del Taller de Transformación de la barriada de Micro X, en el populoso reparto Alamar, al este de la capital cubana, imparte clases de muñequería, que alegran la vida y llenan las horas de numerosas personas de la tercera edad.
“Para este y otros espacios, fundamentalmente de conversatorios y diálogo, contamos con el apoyo de un grupo muy especial: el Oscar Arnulfo Romero”, señala a SEMlac la profesora Soca.

Información adicional