Aunque se dirigen a públicos diferentes, con mensajes muy particulares en cada caso, mujeres, activistas y profesionales de varios países de Latinoamérica coinciden en que, para erradicar la violencia hacia las mujeres y las niñas, hace falta cambiar los imaginarios sociales que sustentan el patriarcado.

Existe consenso en que los medios de comunicación pueden ser una importante herramienta para visibilizar y prevenir la violencia de género, pero un mal tratamiento puede llevar a naturalizar estereotipos o causar más daño a las víctimas. ¿Cómo lo hacen hoy los medios cubanos? ¿Avanzan o retroceden? Para reflexionar sobre el tema, No a la Violencia invitó a la periodistas Dainerys Mesa, de la revista Somos Jóvenes, quien cursa su maestría en Demografía; Lisandra Fariñas, del diario Granma, especializada en temas de género y salud y Claudia Martínez, de la revista Bohemia, quien recientemente terminó sus estudios con una tesis acerca del tratamiento de los temas de género en la producción audiovisual cubana.

Hace un tiempo escribí un artículo para el sitio digital Cubadebate1 sobre el abordaje callejero del que son víctimas muchas mujeres por parte de hombres. La historia estaba basada en experiencias propias y narraba un tipo de acoso al que fui sometida en pleno día, mientras esperaba una guagua. Traté, a través de la vivencia, de colocar en debate un asunto harto conocido socialmente.

Imaginemos que estamos en medio de una selva y somos parte de un equipo de investigación científica que estudia el comportamiento de un grupo de leones. Desde una pequeña elevación observamos que el jefe de la manada da vueltas, marcando el espacio, la hembra en celo, el trozo de carne que muchos otros felinos aspiran a tragarse. La escena pone de manifiesto el poder del más fuerte. Sería exagerado pretender trasladarla mecánicamente al universo humano.

Información adicional