Considerado por especialistas como una forma de maltrato infantil, el fenómeno de la sexualización de la imagen, sobre todo de las niñas, es un tema de gran impacto, más aún en un contexto donde la sociedad es constantemente bombardeada por los medios de comunicación y las pautas que estos trazan. Para reflexionar sobre el tema, No a la Violencia invitó a la psicóloga Livia Quintana Llanio, doctora en Ciencias y especialista del Centro de Estudios Demográficos (CEDEM); y a las periodistas Isabel Moya Richards, también doctora en Ciencias y directora de la Editorial de la Mujer y Lisandra Fariñas Acosta, especialista en temas de salud y demografía.

La trata de personas es una flagrante manifestación de la violencia de género, que toma lugar en la sociedad y es considerada en la actualidad como uno de los negocios ilícitos mayor pagados a nivel mundial.

Resultados preliminares de un estudio sobre los imaginarios juveniles acerca de la violencia de género señalan que en estas edades conviven prejuicios machistas y rupturas de la cultura patriarcal. La investigación abarcó a más de 3.500 jóvenes de siete países de América Latina y el Caribe (Guatemala, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, Brasil, Colombia y Cuba) con el objetivo de indagar sobre los imaginarios y normas sociales que influyen en la percepción de la violencia en grupos juveniles.

El problema de la violencia contra las mujeres y las niñas causa incalculables daños y sufrimientos en todo el mundo, a la vez que permanece como problemática todavía invisibilizada, como resultado de la cultura patriarcal que tiene la intencionalidad de perpetuarse como sistema social cuya esencia es la exclusión y la dominación. A esta realidad no escapa la sociedad cubana, en la cual funcionan todavía mitos en torno a este tema que llevan a considerar como un grupo vulnerable a aquellas personas que presentan alguna discapacidad y sobre las cuales se habla poco o casi nada.

Información adicional