Desde que en Cuba se iniciaron las primeras investigaciones sobre la violencia de género hacia las mujeres y las niñas, en la pasada década del noventa, ha crecido el número de personas, entidades y grupos enfrascados en el estudio de este problema social. Al decir de la doctora en Sociología Clotilde Proveyer Cervantes, precursora de estas investigaciones en el país, “el más importante aporte ha sido visibilizar el problema de la violencia de género como un problema social en Cuba”.

Patrones de educación que arrastran estereotipos de cómo ser hombre o mujer y comportamientos sexistas, junto a brechas de comunicación entre adolescentes y sus padres, o sus maestras y maestros, están en el origen de muchas manifestaciones de violencia escolar. En ese contexto, ¿qué pasa con las niñas y adolescentes? Con muchos años de experiencia en el estudio de la violencia escolar, la pedagoga y doctora en Ciencias Yohanka Rodney reflexiona sobre el tema.

Para el jurista Manuel Vásquez Seijido existen múltiples retos a la hora de abordar de manera integral la violencia de género. Fiel a su profesión, el director del Departamento Jurídico del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) ofrece una mirada compleja a la violencia por motivos de género en Cuba. Vásquez Seijido opina que son necesarios cambios en los marcos legales del país y una mayor preparación profesional de los actores que intervienen en el proceso. Pasos que, en su criterio, permitirán avanzar en la prevención, sanción y reparación de la violencia machista en la isla.

En los últimos años, el tema de la violencia de género ha llegado a las agendas de muchos centros de estudios cubanos, pero especialistas coinciden en que aún falta una investigación integral, que aporte estadísticas generalizadoras.
Para la doctora en Ciencias Grisell Rodríguez Gómez, psicóloga y demógrafa, es importante contar con datos cualitativos, pero también cuantitativos, sobre este fenómeno.
“Cualquier evento que la población experimente, precisa en primera instancia ser conocido, visibilizado y una de las maneras más eficaces rápidas e impactantes de hacerlo es contabilizándolo”, aseguró Rodríguez, subdirectora del Centro de Estudios Demográficos (Cedem), de la Universidad de La Habana.

Información adicional