Viernes, 21 Abril 2017 14:46

Micromachismos vs. Violencia sutil

Para adentrarnos en esta reflexión sería bueno hacerlo desde el cuestionamiento sobre si la violencia es simplemente dar golpes a una persona. Durante mucho tiempo se consideró que esta era la única forma de violencia. Sin embargo, diferentes investigaciones antropológicas, sociológicas, psicológicas y jurídicas, han demostrado que existen otras manifestaciones que constituyen una amenaza para la dignidad humana y aun para la vida. Es por eso que todo análisis integral de la violencia debe empezar por definir las diversas formas que esta adopta, con el fin de facilitar su medición científica.

Publicado en Opinan especialistas

La falta de servicios integrales e integrados fue identificada por especialistas como uno de los desafíos actuales en la atención a las mujeres y las niñas que viven violencia de género en Cuba. Así lo expusieron durante el encuentro "Promover equidad de género eliminando las violencias hacia mujeres y niñas", realizado del 3 al 5 de abril en Matanzas, a poco más de 100 kilómetros de la capital.

Publicado en Noticias
Miércoles, 22 Marzo 2017 22:59

Pistas frente a la violencia

La violencia contra las mujeres se reconoce más en Cuba, donde se gana conciencia y visibilidad de ese problema social, pero todavía las acciones no alcanzan a las mujeres que la padecen. Esta monografía confeccionada a partir de informaciones y reportajes elaborados por el Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe - SEMlac 2017 da cuenta de retos y necesidades actuales.

Publicado en Monografía

¿Qué sucede cuando una mujer maltratada se defiende de su agresor y el resultado es la muerte de este último? ¿Existe alguna ley que la ampare o proteja una vez acusada? ¿Por qué llegó al asesinato? ¿Es víctima o victimaria?
Estas son algunas de las interrogantes que preocupan a especialistas y activistas en el campo de la violencia de género en Cuba y emergen en los debates sobre el tema en los últimos tiempos.

Publicado en Noticias
Miércoles, 22 Marzo 2017 02:55

El amor que termina muy mal para las mujeres

Mantener una relación de pareja estable y duradera no supone, directamente, que se trate de un vínculo exitoso, donde primer el verdadero amor, libre de violencia.
Así lo confirma el estudio “Violencia de género y homicidio en la pareja en La Habana (2009-2010)”, de Janet González Medina, que da cuenta de que las 18 muertes por homicidio en la pareja en la capital cubana, en 2009, fueron mujeres.
“Más del 70 por ciento de las parejas mantenían una relación estable y duradera”, indica González Medina en un artículo que publica la Revista Cubana de Tecnología de la Salud.

Publicado en Noticias

La violencia laboral se genera en las relaciones sociales en el trabajo o durante el desempeño de este y está mediada por relaciones de clase, género y etnia, entre otros elementos. Tiene relación con prácticas sociales discriminatorias, a la vez que responde a formas de organización del trabajo, orientadas a influir sobre su rendimiento.

Los hechos violentos sufridos deben ser considerados accidentes de trabajo y deben otorgárseles a los trabajadores todo tipo de prestaciones que requieran, pues ha quedado demostrado que ocurren cuando lo permiten factores de tipo objetivo, como son las condiciones y medio ambiente laboral, la insuficiencia de personal ante una demanda creciente de trabajo y las malas condiciones de infraestructura.

Publicado en Opinan especialistas

La división sexual del trabajo es aquella distribución de las esferas de producción que se estructura a partir del sexo de las personas y genera inequidades de género. Estas se expresan en la dicotomía trabajo productivo-reproductivo y en la segmentación del mercado de trabajo. Las teorías de género ayudan a la comprensión de estos temas.

Sobre la variable género, las diferencias entre hombre – mujer, las inequidades, la división sexual del trabajo y los estereotipos presentes alrededor de todo ello, George Ritzer apuntaba que las diferencias de género marcan diferencias psicológicas, biológicas e institucionales[1]. En el caso de las mujeres, este considera la responsabilidad de la maternidad como uno de los principales determinantes de la más amplia división sexual del trabajo, que vincula a las mujeres en general con las funciones de esposa, madre y ama de casa; con la esfera privada del hogar y la familia y, por tanto, con una serie de eventos y experiencias vitales muy diferentes a las de los hombres.

La división sexual del trabajo aún está presente en nuestras sociedades porque aun cuando se alteraron algunas de sus modalidades, sus principios esenciales siguen presentes: la separación del trabajo de hombres y mujeres, y una jerarquización en la que los hombres tienen acceso al trabajo con mayor valor agregado y no asumen de modo efectivo la responsabilidad del trabajo doméstico y de la atención a los miembros de la familia.

Publicado en Opinan especialistas

“Cuando una mujer tiene confianza en sí misma, es dueña del mundo y tiene el poder de cambiarlo”.

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Ti: 1-7)

En su memorable “Ética a Nicómaco”, Aristóteles escribía, hace ya algún tiempo: “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”.

¡Qué razón tenía el estagirita! ¡Cuán espinoso es el camino para entenderse con los otros!

Resulta que las relaciones humanas constituyen procesos básicamente psicosociales, cuya finalidad es unir y trazar relaciones entre las personas, lo suficientemente estables como para que se puedan formar colectividades, tanto en lo que es común, como en las diferencias. Basta con analizar la historia de la humanidad para percibir que gran parte de los conflictos y desacuerdos entre los seres humanos provienen de la incapacidad para crear y mantener relaciones adecuadas entre ellos.

Publicado en Opinan especialistas

La violencia, en tanto fenómeno social, ha estado presente desde los primeros vestigios de la sociedad, transitando a través de las diferentes formaciones económicas y sociales sucedidas a lo largo de la historia de la humanidad.

Hoy día la violencia contra las mujeres, sin importar su orientación sexual ni su identidad de género, se ha reconocido como un problema a escala mundial y un grave obstáculo para el desarrollo, la salud y la paz. Su puesta en discusión como tema de debate internacional ha permitido apenas visualizar la punta del iceberg de la victimización femenina en el hogar, el trabajo y la sociedad, una situación invisibilizada durante mucho tiempo.

Publicado en Opinan especialistas

La violencia es un comportamiento aprendido, sostienen especialistas; por tanto, también puede “desaprenderse”. Muchas reflexiones teóricas apuntan a la necesidad de trabajar con públicos jóvenes y adolescentes para promover acciones de prevención ante todo tipo de maltrato. ¿Cómo funciona en este caso el activismo de pares? ¿Cómo personas jóvenes, comprometidas con este tema, pueden influir en sus contemporáneos? Tres activistas, integrantes de diferentes proyectos que trabajan prevención de violencia desde puntos de partida diversos, comparten sus criterios con No a la Violencia. Ellos son Karen Alonso Zayas, comunicadora social e integrante del Proyecto Escaramujo, de trabajo con adolescentes; Yasmani Díaz Figueroa, especialista del área de Equidad Social, Género y Desarrollo del Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR) y coordinador de su Articulación Juvenil por la Equidad Social; y Ulises Padrón Suarez, coordinador nacional de la Red de Jóvenes por la Salud y los Derechos Sexuales, del Centro Nacional de Educación Sexual.

Publicado en Debates

Información adicional