Identificada a nivel global como sexualización infantil, la cada vez más extendida práctica de vestir y maquillar a niñas muy pequeñas como mujeres "sexys" promueve un imaginario social erotizado, patriarcal y asociado a una cultura del consumo, coinciden especialistas.

Publicado en Sociedad y cultura

Información adicional