Las construcciones machistas sobre cómo ser hombre o mujer en Cuba, junto a otras desigualdades de género, también pueden encontrarse entre las causas del embarazo adolescente, aseveran especialistas.
Los índices de fecundidad temprana han acaparado preocupaciones y no pocas investigaciones en la última década, al punto de considerarse un problema de salud en el país.

Publicado en Sociedad y cultura

El crecimiento del trabajo por cuenta propia en Cuba, que en 2013 vinculó a casi 445.000 personas, manifiesta inequidades de género como resultado de la segregación ocupacional a que son sometidas las mujeres, concluye una reciente investigación social.

Publicado en Economía
Miércoles, 08 Noviembre 2006 00:00

Mujeres acompañadas no pagarán

Un eslogan aparece de vez en cuando en volantes y afiches promocionales de ciertos espacios nocturnos de La Habana. El lema dicta: “Mujeres acompañadas no pagarán”.

La expresión se traduce en que ellas pueden acceder, de manera gratuita, a puntuales espectáculos culturales, siempre y cuando asistan junto a un representante del sexo opuesto.

Publicado en Economía

Por Raquel Sierra/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Reconocer explícitamente desde la política la existencia de desigualdades sociales y su magnitud, y favorecer intencionadamente la creación de activos para las personas en desventaja y vulnerabilidad, constituyen urgencias en la sociedad cubana actual.
El foro de debate que convoca mensualmente el Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR) trató este 18 de junio temas como pobreza, marginalización y la necesidad de llevar a los nuevos documentos programáticos del país estas realidades con nombre y apellido, como un primer paso para buscar soluciones.

Publicado en Sociedad y cultura

Por Sara Más / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Llegar a puestos de dirección, obtener resultados y demostrar capacidades supone para muchas cubanas un esfuerzo extra respecto a los hombres, de acuerdo con investigaciones y experiencias vividas por algunas que se dedican, profesionalmente, a dirigir.
"Las exigencias del mandato cultural y sus múltiples roles dentro y fuera de casa suponen para ellas una triple jornada laboral: el espacio privado, la actividad de dirección y la demostración de sus capacidades como mujer directiva", asegura la investigadora Dalia Virgilí Pino, profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana.
Los retos pueden ser mayores, incluso, si se trata del sector empresarial, un espacio esencialmente operativo, de producción y obtención de resultados, dominado por la urgencia, estilos de dirección verticales, decisiones centralizadas y lógicas masculinas de funcionamiento.
"La inmediatez y la urgencia con que se trabaja en varios sectores de la economía limitan que haya una práctica de dirección coherente con la normativa y la voluntad política de lo que se quiere lograr: un estilo más participativo y democrático", comentó a SEMlac Nuria Lacosta Reyes, directora de cuadros del Grupo Empresarial de la Construcción en La Habana, organización de carácter provincial con 20 entidades subordinadas.

Publicado en Sociedad y cultura

Información adicional