Por justicia y paz con equidad

[01-10-2010]
Foto: Raquel Sierra

Desde Chile, los tapices de retazos de tela reclaman paz y justicia. De Colombia, fotos en blanco y negro denuncian los lugares del cuerpo donde las mujeres sufren más: el vientre, el pubis, la cabeza y el medio del pecho, “el lugar de la angustia”. Desde Argentina, los carteles exigen un “No al maltrato contra las mujeres” y aseveran que “un mundo con igualdad es un mundo sin violencia”.
Se trata de la exposición itinerante latinoamericana “Hacia una  paz con justicia de género” que, como parte de su recorrido por la región, permaneció durante una semana en La Habana con muestras de El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Colombia (de las ciudades de Medellín y Cali); Cuba, Argentina y Chile.
La estancia de la muestra en la capital cubana fue posible gracias a la acción conjunta del Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR) y la Red Latinoamericana de Género y Paz “Construyendo juntxs”´.

Según explicó a SEMlac Zulema Hidalgo, coordinadora de proyectos del grupo, la iniciativa recoge obras que muestran el trabajo y los procesos que se están desarrollando en diferentes países con el tema de la violencia, con el propósito de cambiar la manera de transmitir los mensajes por la no violencia y la paz, que abogan por nuevas relaciones de respeto y equidad sin el machismo que tanto nos ha marcado.
“Hace un año, Cuba, miembro de la red latinoamericana, presentó su exposición local con la participación de varias comunidades que, junto a OAR, trabajan en el programa de fortalecimiento de actores locales en el tema de género y violencia. A ese programa se le integró la acción regional, con el objetivo de dar a conocer el trabajo del país”, abundó.
La muestra cubana presenta cinco experiencias innovadoras en este terreno, acompañadas por el programa, de manera que puedan conocerse las particularidades del trabajo que se hace en esas comunidades.
La expo, que promueve un llamado de paz con equidad de género, fue expuesta ya en Buenos Aires, Santiago de Chile, Medellín y Cali, y después de Cuba continuará llevando sus imágenes de denuncia y aliento hacia Nicaragua, Guatemala y El Salvador.
“El proyecto partió del Instituto Paulo Freire, de Berlín, que concibió todo un estudio regional. A estas naciones se irán sumando otras del continente e incluso, algunas comunidades de Berlín y del Cáucaso”, indicó Zulema.
La estancia de la muestra en La Habana sirvió de espacio para el intercambio de experiencias de los proyectos, con peculiaridades que tienen en cuenta las características sociales, religiosas y culturales  de cada comunidad.
Durante todas las tardes de una semana, estudiantes, vecinos, círculos de abuelos y participantes de los proyectos acudieron a la barriada del Cerro a apreciar las muestras  de artesanía, a encuentros literarios y debates sobre la importancia de las manualidades, entre otras acciones organizadas por OAR y los talleres de transformación integral de los barrios.
Gabriel Coderch, coordinador general del Grupo Oscar Arnulfo Romero, declaró a SEMlac que existen experiencias muy distintas, entre ellas, por ejemplo, una que agrupa a personas con VIH/sida y trata de sensibilizar a otros hombres sobre la no violencia de género; o la de un líder informal que encabeza un grupo por la equidad y devela a hombres de la comunidad que hay otras formas de ser hombres.
Según explicó Xiomara González de la Oz, especialista principal del Taller de Transformación Integral del barrio del Príncipe, localidad de la capital cubana, se han realizado diversos talleres de sensibilización sobre el tema de la violencia, para desentrañar sus orígenes en las relaciones desiguales entre mujeres y hombres.
Por su parte, José Manuel González, historiador y especialista del Taller de Transformación Integral del barrio Vedado-Malecón, expuso cómo un grupo de personas han fomentado las áreas verdes de su entorno, desarrollando una cultura de paz a través de la cultura ambiental.
“Las iniciativas son diversas, pero todas transmiten un mensaje por una cultura de paz”, indica Coderch, quien deseó, en las palabras de apertura de la muestra, que esta “deje el sabor y el desafío duradero de que otro planeta, otra relación y otro ser humano son posibles”.

 

Septiembre 2010

(Solicite el trabajo completo a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.)

Visto 972 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional