Los desafíos de la igualdad

[03-02-2011]

Las desigualdades en los propios espacios conquistados y en la subjetividad social emergen como los principales desafíos que, a juicio de especialistas, enfrentan mujeres y hombres en el camino de la igualdad en esta isla del Caribe. 

Participantes en un panel sobre “Género y medios de comunicación en Cuba”, el 5 de enero, reconocieron no pocos pasos de avance en materia de legalidad, incorporación de las cubanas al trabajo, su superación profesional y técnica, y en otros ámbitos de la vida pública, a la vez que llamaron la atención sobre espacios de desigualdad que aún limitan su pleno desarrollo.

“Los retos actuales tienen que ver con la permanencia de paradigmas configurados desde la masculinidad más hegemónica y atravesada por otras condicionantes como el color de la piel, las clases sociales, las diferencias sexuales  y otras desigualdades”, opinó Isabel Moya Richard, investigadora, profesora universitaria y una de las participantes del panel, efectuado en el espacio Letra con Vida, del Centro Cultural Dulce María Loynaz, en la capital cubana.
En el ámbito de la academia, por ejemplo, al cual han accedido muchas mujeres, ellas siguen siendo minoría entre las personas de alto grado científico. “Si las mujeres han conducido y emprendido cambios en la sociedad, ha sido a un costo muy grande en sus vidas privadas, a partir de asumir la doble y la triple jornada, no solo por la responsabilidad en el hogar, sino también de atención a otros miembros de la familia”, sostuvo Moya.
La también directora de la Editorial de la Mujer , de la Federación de Mujeres Cubanas, llamó la atención sobre un problema que, a su juicio, encierra  discriminaciones múltiples, cuando se tiene la visión, al hablarse de mujeres, “que se trata de mujeres blancas y heterosexuales” y se obvia a las mujeres negras, o con capacidades especiales, “en su verdadera complejidad”.
Los medios de comunicación y sus mensajes tienen una alta influencia y responsabilidad en la conformación de conceptos y sentidos, dijeron participantes en el debate.
“Lo importante es que no seamos censores, sino educadores”, señaló el investigador y profesor universitario Julio César González Pagés, coordinador de la Red Iberoamericana de Masculinidades.
En su opinión, el de la masculinidad es un debate necesario, pero que no ha rebasado todavía el ámbito  académico en el país, aun cuando se han celebrado jornadas sobre el tema y  se crean espacios de discusión y redes.
Partidario de que sí hay una escuela cubana de género, quizás poco reconocida y conocida, también advirtió que  existe una gran socialización en la isla de la masculinidad hegemónica, que los medios ayudan a conformar y socializar.
Eso trae como resultado, según Moya, que el paradigma de éxito que muchas mujeres prefieran es “el hombre fuerte, musculoso, vestido con pantalones muy ajustados, donde apenas caben los genitales”, y que lucen además otros atributos añadidos como prendas y autos lujosos. “Eso les crea una situación conflictiva a los hombres, una exigencia”, sostuvo, al querer alcanzar esos parámetros.
Tras admitir que vivimos en un mundo globalizado, en el cual se impone asumir sus riesgos, abogó también por trabajar en la creación de audiencias críticas, en un contexto en el cual, además, los consumos culturales trascienden las instituciones y se mueven en espacios paralelos del soporte USB.
En opinión de la bloguera Yasmín Portales, hay que ir más allá de las acciones proactivas cuando existe un poder hegemónico que ejerce una política cultural real  y define lo que es aceptable o no en los medios de comunicación. “¿Cómo llegar así a la Cuba profunda con una visión diferente de hombres y mujeres?”, preguntó.
En concordancia con Moya, el periodista Hilario Rosete Silva abogó por trabajar en todos los espacios, desde los más pequeños. “No nos damos cuenta, pero vamos avanzando”, dijo, y refirió como ejemplo la mayor libertad con que, aun en medio de resistencias, se habla hoy de los temas del VIH, el sida, la homosexualidad o las creencias religiosas, entre otros.
Al cierre del encuentro, su coordinadora, Alina Pérez Martínez, aludió a varios libros de producción nacional que en los últimos años han abordado estos y otros temas de la relaciones de género, entre ellos El sexo de los ángeles, de Isabel Moya, y En el nombre del hijo, de Lourdes Pasalodos, ambos de la Editorial Acuario , del Centro Félix Varela.
Igualmente anunció que, entre las novedades de la próxima Feria Internacional del Libro, en febrero, se presentarán los ejemplares Macho, varón, masculino de Julio César González Pagés (Editorial de la Mujer) y En primera persona. Entrevistas a 49 mujeres cubanas, de la agencia de noticias SEMlac (Editorial del Cenesex).

Visto 2680 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Sara Más

Descripción de Sara

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional