Feministas reaccionan frente a posturas conservadoras

[19-07-2018]
Declaración publicada en Facebook por el grupo de líderes religiosos. Declaración publicada en Facebook por el grupo de líderes religiosos.

Garantizar la permanencia de derechos alcanzados une a feministas que en Cuba abogan por una sociedad inclusiva y plena. Pero a cada momento el contexto revela nuevos retos y alertas. "Más de una vez he dicho que ninguna conquista se gana para siempre y que todas son reversibles si no hacemos nada por evitarlo", afirma la ensayista Zaida Capote ante la declaración pública de un grupo de líderes religiosos contra la unión de personas del mismo sexo, hecha pública hace varios días y compartida en las redes sociales.

Se trata de una declaración de líderes religiosos de las Convenciones Bautistas Occidental y Oriental, la Liga Evangélica de Cuba, la Iglesia Metodista en Cuba y la Iglesia Evangélica Asambleas de Dios, quienes se amparan en "la ideología de género" para barrer con los derechos de la población LGBT y también con las conquistas del feminismo y los movimientos por los derechos de las mujeres.
La reflexión de la feminista cubana sintoniza con respuestas de activistas por los derechos de personas LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, intersexuales y queers) y feministas que, en la isla del Caribe, reclaman el reconocimiento legal de las parejas homosexuales como parte de la reforma constitucional en curso.
"Demos esta pelea y defendamos, al hacerlo, todo lo que hemos ganado", reafirma Capote Cruz.
En la misiva publicada en Facebook, con fecha del 28 de junio, se define la familia como "una institución divina creada por Dios" y al matrimonio como "exclusivamente la unión de un hombre y una mujer".
La cineasta Marilyn Solaya se solidarizó inmediatamente con los colectivos LGBTIQ y publicó en su muro "yo estoy a favor de todas las familias, por un mundo mejor y posible". Por su parte, la periodista Marta María Ramírez advirtió: "nos llevan siglos de doctrinas, recursos, organización y poderes..."
Activistas y personas comprometidas con la equidad llaman a no obviar la interconexión de las discriminaciones y convocan a tomar postura desde la lucha contra el machismo, la homofobia y el racismo.
Afibola Sifunola Umoja (poeta), Diarenis Calderon Tartabull (curadora y promotora cultural) y Nancy Cepero (artista visual) conforman el colectivo Nosotrxs; en sus respuestas a SEMlac comparten una posición conjunta.
"Esta Declaración Oficial es machista, sexista, homofóbica y excluyente", denuncian las activistas.
La polémica, visible solo en Facebook y algunos medios digitales, ha propiciado el debate sobre el término "ideología de género" referido en el segundo punto de la misiva.
El suceso no es local, casual, ni nuevo. Para expertas e investigadoras feministas, la historia de la "ideología de género" en la región y su aparición en momentos en que se desarrollan procesos legislativos muestra similitudes con lo acontecido en Cuba en pleno proceso de reforma constitucional.
"Debemos tener en cuenta que existe una nueva ola conservadora en América Latina y es lógico que diferentes propuestas intenten promover en nuestra sociedad posicionamientos retrógrados respecto al pensamiento feminista, la diversidad sexual y la sexualidad", opina la académica feminista Georgina Alfonso, para quien no debe obviarse la dimensión política de las declaraciones.
Entre las características internacionales de las críticas a la "ideología de género", Ailynn Torres Santana refiere "el uso novedoso, a veces hasta fresco, de consignas y modos de comunicar.
"Detrás hay conservadurismo rancio, pero se despliega en claves publicitariamente atractivas", explica la académica feminista.
La migración del púlpito a los escenarios comunicativos es diversa. Páginas web, artículos digitales, campañas, post, uso de las redes sociales, videos en internet posicionan un discurso que define la "ideología de género" como un ataque a la familia y el "diseño original".
No pocos comentarios en Facebook expresan asombro al encontrar estas ideas en el contexto cubano, un país de avanzada en derechos sexuales, como el derecho al aborto y el reconocimiento de la igualdad de género.
"Cualquiera pensaría que no tendríamos que oír hablar de ´diseño original´ y lo demás en Cuba, donde la escuela es laica y el Estado también. Pero el Estado cubano ha perdido un espacio ideológico importante precisamente por entender la ideología como una religión. Si el debate sobre estos temas estuviera permanentemente reflejado en nuestros medios, si se promoviera la libertad en todos los ámbitos de la vida, si las instituciones y organizaciones políticas y de masas asumieran las voces divergentes y establecieran estrategias de trabajo comunes, seríamos más fuertes hoy para enfrentar una declaración que busca ubicarse a medio camino entre Dios y el Partido", reflexiona Capote Cruz.

Un paso más allá
Las opiniones y análisis de manera general trascienden al evento y buscan mover el pensamiento y la acción en temas como el activismo en Cuba, la lucha contra las discriminaciones, el rol del Estado, el silencio de organizaciones políticas y sociales frente a la declaración religiosa, entre otros asuntos.
La investigadora Ailynn Torres Santana invita a no homogenizar la opinión religiosa a partir de la existencia de distintos posicionamientos de creyentes e iglesias, posturas que incluyen el silencio y el apoyo enfático de la "agenda de la equidad".
El momento pareciera presentar también una oportunidad para trabajar en conjunto, superar los escenarios virtuales aún poco accesibles para la mayoría y ampliar los márgenes en materia de derechos sociales y participación política en la isla.
Desde la plataforma afrofeminista Nosotrxs se convoca a "fortalecer las alianzas entre colectivos y experiencias feministas que estén trabajando o aliadxs a la lucha contra los fundamentalismos y extremismos, tanto políticos como religiosos".
Sus integrantes proponen "crear un taller sobre diversidad y modos de inclusión para crecer juntxs y así garantizar nuestras fortalezas contra este tipo de amenazas".
Otro de los aspectos fundamentales para fortalecer un diálogo permanente es ganar en visibilidad y legitimidad, no rendirse.
"Esto no es un asunto cerrado en nuestra sociedad. Debemos mantener el debate y comprender que incluye una perspectiva de derechos, política y económica. Hay que conocer también cómo en otros países se ha retrocedido en logros alcanzados por las mujeres. No se puede renunciar a todo lo que en materia de derechos humanos de mujeres hemos logrado en Cuba", opina Georgina Alfonso, directora del Instituto de Filosofía.
Por su parte, Torres Santana apuesta por un análisis integral para fortalecer las acciones feministas y ampliar la discusión hacia "la conformación de actores sociopolíticos que empiezan a aparecer, en otros códigos, en la esfera pública del país".
"Los feminismos cubanos, aún incipientes sobre todo en sus formas organizativas (contamos con colectivos y esfuerzos de largo aliento y mucho interés, sin embargo, muchas veces funcionan con bajo o nulo nivel de conexión y poca capacidad de incidencia y expansión), debemos colocarnos en esa estela y seguir construyendo agenda y ´corriendo la cerca´ para ganar incidencia social y política", propone Torres Santana.
Fortalecer el trabajo en red es un punto presente desde hace algunos años en los debates feministas en la isla, pero no se concreta. Colectivos y propuestas se han diversificado, mientras el activismo sigue siendo más visible en la web.
"Hace rato venimos discutiendo la necesidad de organizarnos bien. Esta es una batalla que hay que dar, no es la primera vez que pasa y seguirá ocurriendo. Y si nuestros medios no dicen lo que ocurre, tendremos que divulgar lo que pasa haciendo campañas callejeras o como sea. La regresión no debe seguir ganando espacios", alerta Capote Cruz.

Visto 788 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional