Visibilizar las desigualdades asociadas al color de la piel en áreas como la educación es una urgencia en la Cuba de hoy, de cara a la construcción de un proyecto social más justo, consideran expertos de la isla caribeña.
Yulexis Almeida, doctora en ciencias sociológicas y vicedecana de la facultad de sociología de la Universidad de La Habana, refirió que "la educación ofrece las herramientas para poder transformar críticamente el entorno que nos rodea, por su impacto en la reducción de la exclusión; y da credenciales para el ámbito del empleo. Así lo refirió durante un panel sobre el tema, desarrollado el pasado 28 de febrero por el Grupo Provincial Habana y la sección Seres de la Sociedad Cubana de Psicología.

Diana F. Bernaldez Palacios no se avergüenza de ser una recolectora de materia prima. Ella, como otras cubanas, encuentra en la recolección y el reciclaje de desechos sólidos una oportunidad para dar vida a la basura.

Viven en espacios distantes de la geografía cubana, con experiencias y expectativas muy diversas, pero tienen un propósito común: contribuir a la equidad social. Quienes convergen en la Articulación Juvenil son muchachas y muchachos que encuentran en esa plataforma un espacio de socialización y activismo en favor de la justicia social, el respeto a la diversidad, los derechos humanos y la prevención de la violencia de género, en particular hacia mujeres y niñas.

Pese a que hace 15 años Cuba se colocaría a la vanguardia de la región de América Latina y el Caribe en otorgarles derechos a los padres para el cuidado a sus hijos al nacer, el número de hombres que hasta ahora ha decidido gozar de esos beneficios sigue siendo reducido. Desde 2003, el Decreto-Ley 234 de la Maternidad de la Trabajadora y su resolución complementaria otorgaron iguales derechos a los padres cubanos respecto a las madres para obtener una licencia laboral y quedarse al cuidado de los hijos, durante el primer año de vida.

Información adicional