Mujeres de Portugal iniciaron una campaña esta semana en favor de la despenalización del aborto, para que pueda realizarse hasta las 10 semanas de gestación, por opción de la mujer, en un establecimiento legal de salud, anunció en un boletín la Coordinación Portuguesa de la Marcha Mundial de Mujeres (MMM). Las acciones, que terminarán el 9 de febrero, tiene como finalidad la creación de un referéndum para el 11 de febrero, donde por segunda vez se votará a favor de la despenalización del aborto. El primer referéndum, realizado en 1998, dio la victoria al "no", con un margen muy reducido, de 51 por ciento, contra 49 por ciento, pero con una abstención de 68 por ciento. Como resultado, hubo varios enjuiciamientos de mujeres por haberse practicado un aborto, que fueron ampliamente explotados en los medios de comunicación. Sin embargo, estas mujeres siempre contaron con la solidaridad de las organizaciones de mujeres portuguesas y europeas. Esta solidaridad se concretó en octubre del 2006, en Irún, País Vasco, durante la última reunión de la Coordinación Europea de la Marcha Mundial de las Mujeres, con el compromiso por parte de ésta de hacer acciones de solidaridad con la lucha de las portuguesas por la victoria del "sí" a la despenalización del aborto. De la misma manera, MMM Portugal realizó el pasado 18 de enero algunas actividades para conmemorar los cinco años desde la sentencia del juicio de Maia, un mega-juicio que involucró a 17 mujeres (CIMAC).
La sociedad española, especialmente la castellano-manchega, ha ofrecido su firme respaldo y solidaridad a la ONG mexicana Nuestras Hijas de Regreso a Casa, en su lucha por denunciar los asesinatos y desapariciones de mujeres en Ciudad Juárez. La organización recibió, el pasado 22 de enero, el Premio Internacional "Abogados de Atocha", del Gobierno de Castilla-La Mancha, que reconoce el trabajo a favor de los derechos humanos y la dignidad de las personas. Los abogados Karla Micheel Salas y David Peña, asesores jurídicos de la ONG, han recorrido diversos puntos de la geografía regional y nacional para difundir los horrendos hechos que, desde 1993, vienen aconteciendo en Ciudad Juárez, y por los que más de 460 mujeres han sido asesinadas y 600 han desaparecido. Instituciones nacionales, regionales y locales, junto a colectivos sociales y de mujeres, así como personas anónimas que han asistido a los variados actos de su agenda, se han sumado a sus peticiones de justicia para que los culpables de esas atrocidades sean detenidos y ajusticiados. Solicitan que se esclarezcan los hechos, que se avance en las investigaciones y que cesen las desapariciones, las violaciones, las agresiones violentas y los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez y en el estado de Chihuahua, en México (CIMAC).


Por Marta María Ramírez



Reproduciendo el patrón mundial, el coqueteo de las cubanas con el humorismo gráfico es efímero, pues a pesar de que las mujeres han conquistado para sí profesiones tradicionalmente masculinas, esta especialidad en Cuba sigue siendo un oficio de hombres.
El Tribunal Constitucional (TC) declaró inconstitucionales las Normas Nacionales de Regulación de la Fertilidad, puestas en marcha en septiembre de 2006 por el Ministerio de Salud, y las dejó sin efecto, con el argumento de que están firmadas por la ministra de Salud, Soledad Barría, y no por la presidenta Michelle Bachelet. Es un problema de forma, subraya, mientras la Iglesia Católica ya se encargó de atacar el fondo. Según una declaración de la Conferencia Episcopal, las normas atentan contra la vida por su enfoque de género y porque promueven la anticoncepción de emergencia, al recomendar el uso de Levonorgestrel, conocido también como "píldora del día después", aun cuando se le atribuye "un posible efecto abortivo". El vocero del gobierno, Ricardo Lagos Weber, dijo el 13 de enero, día que el TC informó su decisión, que Bachelet convertiría las Normas Nacionales de Regulación de la Fertilidad en decreto supremo. Así subsanará el problema de forma y llevará adelante una política de salud que busca, entre otros objetivos, reducir en 45 por ciento los hijos/as de las madres menores de 19 años. Las normas de regulación de la fertilidad contemplan la entrega de la Píldora Anticonceptiva de Emergencia (PAE) a las adolescentes mayores de 14 años, sin necesidad de consultar a sus padres. Esta medida intenta disminuir el embarazo adolescente ya que, a pesar de que la tasa de natalidad chilena pasó de 2,5 hijos por mujer en 1983 a 1,9 en 2003, éste no ha disminuido y, al contrario, ha aumentado su participación relativa en la fecundidad total (SEMlac).

Información adicional