Sara Más

Sara Más

Descripción de Sara

Más independencia laboral y una mejor economía personal y familiar son las grandes ventajas que identifican varias mujeres cubanas tras haberse empleado en el sector no estatal, en pleno incremento desde 2010 en el país.

Pero a la lista de beneficios también añaden la de costos y sacrificios: menos descanso y tiempo libre para disfrutar del fruto de su trabajo.

Los días de Marlén Barreras dieron un vuelco inesperado hace unos cinco años, cuando escuchó hablar por primera vez de violencia de género en un taller de trabajo y descubrió que había vivido situaciones de ese tipo sin siquiera saberlo.

“Mi primer cambio fue ese, reconocerlo”, relata a SEMlac esta mujer de 45 años de edad, casada, madre de dos hijos e integrante actualmente del grupo gestor comunitario de Puerto Esperanza, municipio Viñales, en el occidente del país.

Las leyes necesitan perfeccionarse para actuar frente a casos de violencia y vulneración de derechos por motivo de género en Cuba, pero las que existen tampoco se utilizan lo suficiente, señalaron en la capital cubana juristas y activistas LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y personas trans).

Aunque hay que mejorar las leyes, también urge capacitar en temas de género y violencia a quienes imparten justicia, agregaron participantes al II Taller “Sexualidad y derechos humanos”.

Miércoles, 09 Diciembre 2015 20:41

La lesbofobia también es violencia de género

Humillaciones de palabra, desprecio, lesbofobia en diversas variantes, rechazo e incomprensión familiar, maltrato físico, violencia simbólica, acoso laboral y social son algunas de las manifestaciones de violencia ejercidas contra mujeres lesbianas, bisexuales y trans, aunque ellas apenas se mencionen cuando se habla de violencia contra las mujeres.

Ellas son blanco de una doble discriminación por motivos de género: por ser mujeres y por no adoptar la normativa heterosexista de la dominación masculina.

Martes, 08 Diciembre 2015 01:43

La violencia es un problema de salud colectiva

En 1994, la Organización Panamericana de la Salud consideró la violencia como un creciente problema de salud pública. Entre otros argumentos, sustentan esa afirmación los alarmantes aumentos de las tasas de mortalidad, morbilidad y discapacidad por esa causa, además de los años de vida potencialmente perdidos y sus efectos psicosociales en las poblaciones.

Desde su experiencia en el sector de la salud y la investigación de la violencia de género en Cuba, la psiquiatra Ada Alfonso asegura que se trata de u problema de salud colectiva, que requiere por tanto de un enfoque de salud pública para su atención.

Aunque apenas se mencionan ni se visualizan cuando se habla de violencia contra las mujeres, lesbianas, bisexuales y trans también padecen las diversas expresiones de la violencia patriarcal.

“La sufren y con doble cara, porque muchas veces no se adecuan al patrón establecido de que tienen que ser femeninas y tampoco responden a los intereses del hombre”, asegura a SEMlac Teresa de Jesús Fernández, coordinadora de las redes sociales de mujeres lesbianas y bisexuales del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Sábado, 05 Diciembre 2015 20:53

Las mujeres necesitan saber que no están solas

Para las mujeres que sufren violencia es muy importante sentir que no están solas. Una oportuna red de apoyo puede dar un giro a sus existencias y variar la situación de aislamiento y vulnerabilidad de la cual su baja autoestima no les permite salir.

De ahí que, cercanas o no, formales o informales, familiares o sociales, las redes de apoyo se erigen en refugio, espacio de contención y vía de orientación y actuación para ellas, asegura a SEMlac Zulema Hidalgo, especialista del Centro de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero.

La violencia de género tiene género y es masculino, porque se ejerce para legitimar y defender el poder y el dominio patriarcal”, asegura Clotilde Proveyer Cervantes, profesora del Departamento de Sociología de la Facultada de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana y precursora de los estudios sobre esta materia en Cuba.

Personalmente comprometida con los esfuerzos por poner fin a la violencia contra las mujeres, Proveyer Cervantes esclarece aspectos conceptuales clave para entender los basamentos que sostienen este problema social y que es necesario visibilizar para poderlos desmontar y enfrentar.

La violencia contra las mujeres se reconoce más en Cuba, donde se gana conciencia y visibilidad de ese problema social, pero todavía las acciones no llegan e incluyen a las mujeres que la padecen.

"Llegar e incluir a las mujeres maltratadas no es tarea sencilla, pero resulta clave si queremos atender adecuadamente este problema social", señaló la profesora Clotilde Proveyer Cervantes, al intervenir el 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres, en un panel en La Habana.

Martes, 01 Diciembre 2015 20:54

Más voces contra la violencia

Un mayor reconocimiento de la violencia contra las mujeres como problema social y la necesidad de su desnaturalización parecen ser los saldos más evidentes de la realización en Cuba, desde hace nueve años, de la Jornada Cubana por la No Violencia hacia las mujeres, entre noviembre y diciembre.

"En la última década, los debates y diálogos públicos en torno al tema se han ido ampliando y profundizando", reconoció la profesora Clotilde Proveyer Cervantes durante un panel en La Habana, el 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres.

Información adicional