Sara Más

Sara Más

Descripción de Sara

Aunque no existe en Cuba un sistema integral estatal que atienda a las personas sobrevivientes de la violencia de género, especialistas, instituciones y activistas insisten en la necesidad de implementarlo. Con esos servicios debiera ponerse en práctica, también, un protocolo de atención que permita actuar frente a esos casos y proveer de apoyo psicológico, médico y legal a quienes padecen situaciones de ese tipo.

Con su trabajo hacen posible la vida de sus familias y propician que otras personas, de otras familias, hagan la suya.
Las empleadas domésticas, con paga y sin ella, siguen teniendo en sus manos la llave de la conciliación familiar y laboral. Limpian, cocinan, friegan, planchan, cuidan, educan, suministran medicamentos y hacen de todo para que la vida en casa no sea un caos y transcurra lo mejor posible, en su devenir cotidiano, para muchas personas.

Si los profesionales de la salud conocieran sobre violencia hacia las mujeres, podrían detectarla y brindar asistencia adecuada con vistas a reducir los daños, el sufrimiento y la revictimización de las mujeres maltratadas, consideran investigadores y especialistas en Cuba.

La falta de servicios integrales e integrados fue identificada por especialistas como uno de los desafíos actuales en la atención a las mujeres y las niñas que viven violencia de género en Cuba. Así lo expusieron durante el encuentro "Promover equidad de género eliminando las violencias hacia mujeres y niñas", realizado del 3 al 5 de abril en Matanzas, a poco más de 100 kilómetros de la capital.

¿Qué sucede cuando una mujer maltratada se defiende de su agresor y el resultado es la muerte de este último? ¿Existe alguna ley que la ampare o proteja una vez acusada? ¿Por qué llegó al asesinato? ¿Es víctima o victimaria?
Estas son algunas de las interrogantes que preocupan a especialistas y activistas en el campo de la violencia de género en Cuba y emergen en los debates sobre el tema en los últimos tiempos.

Miércoles, 22 Marzo 2017 02:55

El amor que termina muy mal para las mujeres

Mantener una relación de pareja estable y duradera no supone, directamente, que se trate de un vínculo exitoso, donde primer el verdadero amor, libre de violencia.
Así lo confirma el estudio “Violencia de género y homicidio en la pareja en La Habana (2009-2010)”, de Janet González Medina, que da cuenta de que las 18 muertes por homicidio en la pareja en la capital cubana, en 2009, fueron mujeres.
“Más del 70 por ciento de las parejas mantenían una relación estable y duradera”, indica González Medina en un artículo que publica la Revista Cubana de Tecnología de la Salud.

En comportamientos más evidentes o sutiles, desde las palabras y también desde los actos, las diversas manifestaciones de la violencia machista siguen siendo objeto de atención de estudios e investigaciones en Cuba, constataron participantes al X Taller Internacional Mujeres en el Siglo XXI, celebrado en La Habana del 6 al 9 de marzo.
“Este es un tema emergente en debates diversos”, señaló Clotilde Proveyer Cervantes, profesora de Sociología de la Universidad de La Habana, al hablar en torno a “El género de la violencia de género, reflexiones en torno al debate sobre su conceptualización”.

El trabajo doméstico y de cuidados se sigue abriendo paso en el sector privado en Cuba como oferta laboral remunerada, según se amplía el empleo no estatal y son insuficientes las ofertas estatales de cuidado, constatan sondeos periodísticos y la vida cotidiana.

Estereotipos sexistas y racistas reaparecen en la publicidad y varios medios alternativos actualmente en Cuba, alertaron asistentes al Coloquio Internacional “Mujeres y medios masivos de comunicación en la historia y la cultura de América Latina y el Caribe”, realizado del 20 al 24 de febrero en la Casa de las Américas, convocado por su Programa de Estudios de la Mujer.

Si bien concuerdan en que la prostitución es una de las formas más agravadas de la violencia de género y conlleva múltiples revictimizaciones para quienes la ejercen, especialistas reunidos en la capital cubana abogaron por no criminalizar a las mujeres que la ejercen.

Información adicional