Cary/diseño

Cary/diseño



Por Marta María Ramírez

“Es más fácil para una mujer en Cuba ser piloto de avión que directora de cine”, afirmaba la fallecida cineasta cubana Mayra Vilasis.


Por Marta María Ramírez



Reproduciendo el patrón mundial, el coqueteo de las cubanas con el humorismo gráfico es efímero, pues a pesar de que las mujeres han conquistado para sí profesiones tradicionalmente masculinas, esta especialidad en Cuba sigue siendo un oficio de hombres.
Viernes, 21 Noviembre 2008 00:00

Las “Cuquitas mecanógrafas”

Por Ilse Bulit

Cuando el estadounidense Russ Westover inundó las ediciones dominicales de los periódicos latinoamericanos con su historieta “Cuquita la mecanógrafa”, en la primera mitad del Siglo XX, ya las taqui-mecas eran personajes comunes en las oficinas. El angelino Russ las trataba con cariño, mientras que otros caricaturistas las sentaban en las piernas del jefe como si esa posición entrara en el contrato laboral.
Nunca imaginó Henry Mill, en la Gran Bretaña de 1714, ni la Reina Ana que otorgó la patente a este primer intento de un armatoste sustituto de la pluma y la tinta, que esta máquina de escribir sería una fuente de sustento de las féminas junto al teléfono de Meucci y Bell.
Viernes, 21 Noviembre 2008 00:00

Discapacitadas cercadas por el amor equivocado

Por Ilse Bulit

Desde hace unos días, mi amiga X está en Madrid. Vive en un estudio prestado por un músico colega. El miedo la embarga. Reconoce con las manos, sus manos de guitarrista, los utensilios de la cocina. Nunca ha freído un huevo ni lavado sus bragas. Sin embargo, en su patria, Cuba, asistió a una escuela especial para niños ciegos, estudió música, e integra un grupo dedicado al jazz.
Por medio de su computadora, con el programa de lector de pantalla, compone piezas, al igual que los demás. No piensa siquiera en incorporarse a la lista de los emigrantes ilegales. En La Habana dejó una casa medianamente confortable, un contrato laboral que, por lo menos, asegura lo indispensable. Quiere estar allí solo por un tiempo. El tiempo suficiente para romper la atadura al cordón umbilical de su madre, atadura extendida por sus 30 años de vida o, mejor dicho, de vida a medias.
Lunes, 28 Julio 2008 00:00

La homofobia alimenta al machismo

Por Ilse Bulit

Esa pareja de ideas avanzadas. Sí, ese par de profesionales que defiende abiertamente el derecho individual a la diversidad sexual. Esos, quienes no niegan la amistad a la lesbiana confesa, vecina del mismo edificio donde habitan. Esos, compartidores alegres de tragos con el inteligente homosexual de las iniciativas brillantes en el colectivo laboral.
Hoy, ellos entrecruzan miradas asustadas. Callan. En un gesto del niño, el hijo de apenas cuatro años, detectan lo dicho por una abuela alarmada, quien lo cuida en la mayor parte del día. Esa forma de mover las manos. Esa cadencia al caminar. ¿Revela una homosexualidad en ciernes o ya establecida?
Supongamos lo mejor. Este matrimonio no renuncia a su defensa del derecho individual a la elección sexual, pero sí está consciente de que todavía la sociedad cubana no acepta de buen grado estas diferencias. El hijo sufrirá. Ansiarán evitarlo.
Viernes, 06 Junio 2008 00:00

Las fabricantes de hombres perfectos

Por Ilse Bulit

Escucho la radio. Otra entrevista a una mujer imperfecta que habla de su hombre perfecto. Ella insiste en ponderarlo. Repite, como tantas otras, un canto aprendido desde niñas: “El me ayuda. Gracias a él, pude continuar mis estudios. El lleva el niño a la guardería. Y cocina muy bien, mejor que yo”.
Con unos cuantos ejemplos, fortuitos y epidérmicos, dan por rota la cadena. No pongo en dudas la existencia de esos hombres con visión clara de las responsabilidades idénticas en el sostenimiento de la vida en pareja y en familia. Tampoco dudo que, en las últimas generaciones, la comprensión gane terreno en ese aspecto. Ojalá que esas transformaciones en el comportamiento fluyeran como en cascada poderosa y no con la timidez de los ríos que, ante una sequía prolongada, pierden su caudal.
Preguntada una periodista sobre esa larga fila de entrevistas, donde pocas son las que abordan con sinceridad sus relaciones de pareja, me contestaba que muchas de sus invitadas tenían miedo de buscarse más líos con los maridos si abrían las puertas a la luz. El deseo de sostener una paz equivocada influye.
No hay dudas. Los efectos de la doble moral; subterfugio de esa hipocresía, compañera en el viaje del hombre y la mujer a través de los siglos, tiende sus telarañas.
Lunes, 05 Mayo 2008 00:00

Otro Día de las Madres



Por Ilse Bulit / Foto: Raquel Sierra

Bendito y oportuno día para los comerciantes de cuellos apretados por la recesión o por el miedo mundial a caer en picada. Bellos rostros de mamá en la televisión, (ni a la vejez se le perdona la fealdad en la pantalla), suplicando un regalo, un mínimo regalo, sin sustos para el bolsillo individual y, a la vez, si es posible, sin denigrar el prestigio de los supuestos hijos triunfadores.
A todos ellos se les exige recordarlas en ese día. Es una orden señalada en rojo en el almanaque, comenzada hace casi un siglo en nombre del amor, favorecida por los fabricantes, tomada en asalto por la publicidad, manchada por el hábito, sostenida por corazones limpios.
Corazones desdibujados en viejas cartulinas pintadas por aquellos niños y niñas evocados por madres solitarias. De sur a norte, de este a oeste, se mueve el mundo. Ellos llevaron en sus equipajes las costumbres, carga pesada en la lejanía. A la madre solitaria la añoranza se la pagaron este año en dólares o euros, o en un regalo suntuoso, atisbado por los vecinos desde sus ventanas.
Lunes, 07 Abril 2008 00:00

Agua, jabón y cepillo


Por Ilse Bulit / Foto: Carmona


Ni el detergente ni la TV conquistaban los hogares habaneros. Cercana estaba todavía aquella noche iluminada por los fuegos de artificio de los vecinos del Barrio Chino, en celebración de la derrota japonesa. Y chinos eran, precisamente, quienes colmaban de gigantescas palomas blancas de tela las azoteas de las otroras mansiones de los primeros señores ricos de la Habana Vieja.
Lunes, 17 Marzo 2008 00:00

La Habana, ciudad gritona

Por Ilse Bulit

De un balcón al otro de la acera de enfrente, dos vecinas, con el esfuerzo máximo de sus cuerdas vocales, comentan el último capítulo de una telenovela. Desde la puerta abierta de una casa, un reggaeton martillea los tímpanos, mientras en otra, en viva competencia de “lo último” en tecnología, otro reggaeton hace vibrar las maderas en riesgo de derrumbe.
Con la humildad del vencido, un viejo tocadiscos trata, desde una ventana, de unirse al concierto con su chachachá en soporte de pasta.
Por la calle, al ritmo andante de los “almendrones”, esos coches antidiluvianos con motores de tractor desactivado, brota una salsa erótica que no hace perder su sentido de dueño del tránsito a un chofer, desesperado porque un “bicitaxi”, descendiente en línea directa de los palanquines chinos, también “deleita” a sus ocupantes, dos turistas anglosajones, con un recital de música celta.
Por Ilse Bulit

Próximo el día del cumpleaños, surgen las expectativas. Y también en el Día del Amor, en el de otro aniversario o en el que celebramos dedicado a nuestra profesión u oficio. ¿Qué nos regalarán? Encerrada dentro de la ingenuidad de la sorpresa, triunfa, como sentimiento puro o juego de la imaginación, esta pregunta.
Hay quienes, con sutileza o abierto descaro, muestran tiempo antes sus predilecciones, sus deseos, sus sueños por cumplir; y lo hacen sin pensar en las reales posibilidades y condiciones del otro. Así, ponen en aprieto a los familiares cercanos, al colectivo laboral que desea homenajearlos. Y si se trata de la pareja, hasta brota el descalabro cuando, en el instante de la entrega, el rostro refleja la inconformidad.

Información adicional