Articulación, tarea pendiente ante la violencia hacia la mujer

[26-11-2012]

Un nutrido auditorio participó en el intercambio. 
De izquierda a derecha, Teresa Hernández Morejón,
del secretariado nacional de la FMC; Teresa Amarelle Boué,
secretaria general de la FMC, y Gabriel Coderch, coordinador de OAR.

Por Raquel Sierra

En el Consejo Popular Latinoamericano, en la barriada del Cerro, en La Habana , una iniciativa autónoma denominada Grupo de Reflexión trabaja en la prevención de la violencia de género entre mujeres, hombres, jóvenes y adultos de la comunidad. Entre sus resultados más visibles está la identificación del fenómeno y el aprendizaje de herramientas para prevenirlo y enfrentarlo.

Estos pasos no se habrían dado, probablemente, de tirar cada quien por su lado. Pero un elemento esencial favoreció la articulación: la voluntad política de todos los actores que comparten el interés por abordar el tema, explica Leticia Santa Cruz Pérez, coordinadora del grupo.

Aunque parece abstracto, se traduce en el accionar de instituciones que trabajan a nivel de barrio, como la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), organización que agrupa a la población femenina mayor de 14 años en el país, y los Talleres de Transformación Integral del Barrio (TTIB), iniciativa existente en 20 localidades de La Habana y en busca de cambios en las dinámicas sociales desde las personas. 

A esa labor educativa y de prevención se unen también otras entidades y empresas del territorio, así como líderes, decisores y policías.

El camino no ha estado libre de obstáculos, ha faltado divulgación y hay desconocimiento sobre el tema, de ahí que buscan consolidar la experiencia con la adhesión de mayor número de mujeres y hombres, capacitar a más personas y actores como promotores por la no violencia de género para 2013.

Este fue uno de los ejemplos expuestos en el “Intercambio de buenas prácticas en la articulación de actores sociales para la prevención y atención a la violencia de género”, realizado en La Habana el 23 de noviembre, como parte de la jornada cubana por la no violencia hacia la mujer.

Bajo la convocatoria de la FMC y el no gubernamental Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR), el encuentro reunió a actores sociales, líderes comunitarios y representantes de organismos estatales de la capital cubana.

Las experiencias de trabajo en el tema del maltrato  hacia las mujeres del TTIB Pogolotti, en el municipio de Marianao, y del Grupo Renacer, del TTIB Alamar Playa, se mostraron como iniciativas de prevención en marcha en el país y corroboraron la utilidad y conveniencia de trabajar de conjunto con los actores vinculados a esta problemática social.

Según destacó Gabriel Coderch, coordinador de OAR, “este empeño debe ser de todas y todos los que tenemos la responsabilidad de garantizar a las mujeres y niñas una vida sin violencia”.

El tema también plantea retos para la FMC. “Tenemos que desarrollar más espacios para el debate y programar acciones, buscar una estrategia desde la comunidad para trabajar, no solo con las mujeres, sino también con la familia, desde la prevención; y ese papel le corresponde a la FMC”, señaló Teresa Amarelle Boué, secretaria general de la FMC.

“Hoy estamos llamadas a visibilizar más el tema en nuestro espacio de acción, la comunidad, y una de las vertientes fundamentales es la capacitación al voluntariado, a dirigentes de base, trabajadoras sociales y brigadistas sanitarias, lo cual se inserta en el actual fortalecimiento de la organización”, declaró a SEMlac Teresa Hernández Morejón, miembro del secretariado de la organización femenina.

“Se necesita mayor articulación con la policía, la atención a menores, el sector de educación, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, la Fiscalía, tribunales,  la Unión de Juristas y los medios de comunicación, a partir de las prioridades, características y problemáticas de los territorios”, explicó.

En un ejercicio grupal que analizaron las fortalezas y obstáculos en el trabajo de los diferentes proyectos, se detectaron debilidades comunes como falta de articulación y sistematicidad en las acciones, desconocimiento sobre el tema, insuficiente capacitación y trabajo con las familias, inestabilidad de actores, falta de preparación y ausencia del tema en programas educativos.

Igualmente se planteó la necesidad de dar seguimiento a los casos de mujeres maltratadas, la participación de los hombres en los proyectos y acciones por la no violencia y el perfeccionamiento de indicadores para medir posibles avances.

Seguir sensibilizando y capacitando a las autoridades, al personal de la salud y la policía, entre otros; continuar difundiendo los lugares adonde pueden recurrir las mujeres violentadas, incrementar la participación e incidencia de los medios de comunicación en el adecuado tratamiento del tema fueron otras de las propuestas de quienes participaron en el intercambio.

Bárbara Pesce-Monteiro, coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas (SNU) en Cuba, explicó los propósitos de  la campaña Únete del secretario general de Naciones Unidas Ban Ki Moon por la eliminación de la violencia hacia las mujeres y las niñas.

“Es un fenómeno que puede erradicarse y no hay que aceptarlo como algo inevitable, en ello trabajan desde hace varios años actores nacionales, los cuales cuentan ahora con el acompañamiento del SNU”, indicó Pesce-Monteiro.

Visto 969 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional