El Premio Nacional de Periodismo, en su categoría de Noticia, fue otorgado a Soledad Jarquín Edgar, corresponsal en Oaxaca de la agencia Comunicación e Información de la Mujer AC (Cimacnoticias). "Violación ejercida por militares" es el título del trabajo con el que participó Soledad Jarquín, del cual reproducimos un fragmento en esta edición, en la sección DESDE CIMAC. La nota periodística concursó junto a otros 991 trabajos, 487 de ellos enviados a través de Internet y 455 de diversos estados de la República. El jurado para esta edición estuvo conformado por Alberto Barranco, Ciro Gómez Leyva, Denise Maerker, Gabriela Warkentin, Hernan Casares, Lucrecia Lozano, Lydia Cacho, Ma. Elena Hernandez, Martín Pérez Cerda, Pascal Beltrán, Pedro Valtierra y Rubin Álvarez. Los otros ganadores del Premio son: Sanjuana Martínez, de La Jornada, por el reportaje "Pederastia clerical"; Alejandro Almazan, de la Revista Emeequis, por su crónica "Los Buchones"; Luis Guillermo Hernández, de Diario Monitor, por su entrevista "Los niños de la furia"; Daniel Aguilar Rodríguez, de Reuters y La Jornada, por su trabajo fotográfico "Oaxaca"; la dramaturga Sabina Berman, de la revista Letras Libres, por su artículo "Felipe Calderón, las tribulaciones de la fe"; Rafael Hernández, de la Revista Vértigo, por su caricatura "Voces de Bronce"; Leopoldo Gómez González, de Televisa, por la mesa de análisis Tercer Grado, durante diciembre de 2006; Hansel Vargas y David Domínguez, del Diario de Yucatán, por su trabajo "Cese de consejeros electorales", en la categoría Transparencia y acceso a la información; y los Hermanos Mayo, ganadores por su trayectoria periodística (CIMAC).
Por Marta María Ramírez

Cuenta la leyenda yoruba que la mujer y el hombre acudieron a Olófin, la máxima autoridad dentro de la religión afrocubana, para solucionar una guerra que, nacida en los reclamos por la igualdad femenina, limitaba las relaciones sexuales entre ellos y así, la reproducción de la especie.
Olófin sopló su àsé (segunda de tres energías espirituales que este otorga para que las cosas pueden ser posibles) en dos calabazas abiertas. Luego de cerrarlas se las entregó y les ordenó esperar a ser citados para que él las destapara, obteniendo cada uno lo suyo.


Por Marta María Ramírez

“Es más fácil para una mujer en Cuba ser piloto de avión que directora de cine”, afirmaba la fallecida cineasta cubana Mayra Vilasis.

“Si no hubiera sido por la Hermandad, no sé que hubiera sido de nosotras. Surgió en 1994, en momentos difíciles, de carencias materiales y de alimentos, la pensión no alcanzaba”, cuenta Dulce María Acosta, de 69 años.

Dulce es una de las 35 integrantes de la Hermandad de Bordadoras y Tejedoras de Belén, en La Habana Vieja, un proyecto social comunitario creado por la Oficina del Historiador de la Ciudad y que agrupa a amas de casa y jubiladas.

Información adicional