Con 106 votos a favor y uno en contra, el Senado de la República aprobó la Ley General de Acceso a una Vida Libre de Violencia, que obliga al Estado a intervenir de forma directa para evitar cualquier tipo de agresión contra mujeres y niñas. Marcela Lagarde, exdiputada y una de las principales impulsoras de esta nueva ley, aseguró que esta aprobación es el resultado de 30 años de lucha de las feministas por erradicar la violencia contra las mujeres. Dijo a Cimacnoticias que como ciudadana "es un lujo haber contribuido a la realización de esta ley, que beneficia a todas las mujeres y desde luego, al país y a la democracia". La Ley General de Acceso para las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, la primera ley que se aprueba en esta LX legislatura, constituye una de las normatividades más avanzadas en materia de violencia contra las mujeres en toda Iberoamérica. Prevé la creación de un sistema integral de prevención, protección, asistencia y erradicación de la violencia de género en todo el país. Establece también las competencias y obligaciones para los tres poderes del Estado y los tres órdenes de gobierno, federal, estatal y municipal, que obligan al Estado a garantizar la seguridad e integridad de las víctimas. La ley considera todos los tipos de violencia de género: psicológica, patrimonial, económica, física, laboral, institucional, sexual y de pareja, que en conjunto constituyen la violencia feminicida. Obliga al Estado a destinar recursos suficientes para enfrentar la violencia contra las mujeres, a los Congresos locales a legislar en la materia y a las autoridades a garantizar, mediante políticas gubernamentales, la atención, sanción y erradicación de la violencia desde el municipio hasta la federación (CIMAC).


Por Dalia Acosta / Foto: Baldrich


Nada como el desfile de presidentes que asistieron la pasada semana a la XIV Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (NOAL), realizada en la capital de Cuba, para comprender que este mundo en que vivimos sigue siendo masculino.

Cada año más cubanas deciden salir de Cuba, temporal o definitivamente, como parte de un proceso migratorio histórico que comparte en la actualidad las dinámicas regionales y mundiales, reconocieron especialistas locales.

“Cuba no escapa a las tendencias mundiales en la materia”, señaló Antonio Aja, investigador del Centro de Estudios de Migraciones Internacionales de la Universidad de La Habana, durante la presentación del informe El Estado de la Población Mundial 2006, Hacia la Esperanza, Las Mujeres y la Migración Internacional, en la sede de Naciones Unidas en La Habana.

Página 156 de 156

Información adicional