Mujeres de diversas edades, procedencias geográficas, nivel económico, educacional e identidad de género muestran sus rostros y cuentan sus historias ante la cámara. Una vivencia las une: son sobrevivientes de la violencia.

Sus duras historias colman el documental Estoy viva…lo voy a contar, de las realizadoras Lizette Vila e Ingrid León, estreno de este año del Proyecto Palomas, Casa Productora de Audiovisuales para el Activismo Social, con una larga trayectorita en sus obras enfocadas en visibilizar, prevenir y atender la violencia por motivos de género, en particular la ejercida hacia mujeres, niñas y otros grupos de la sociedad.
Estrenado en marzo de 2016 y exhibido con gran éxito de público el pasado 19 de noviembre en la capital cubana, el documental conmueve en su recorrido por historias de vida que develan la ocurrencia de diferentes expresiones de este maltrato, con énfasis en los derechos de las mujeres a vivir una vida sin violencias, una máxima que Lizette Vila defiende y propone en cada entrega del proyecto que dirige.

Desandan kilómetros de distancia, improvisan el escenario en una parte del terreno, montan una sencilla escenografía y se hace la breve fiesta del teatro en medio del campo, a cielo abierto.
Es el grupo de teatro El Mejunje, una agrupación que por más de tres décadas existe y se renueva bajo la dirección de Ramón Silverio, actor, escritor y promotor cultural empírico y tenaz de la ciudad de Santa Clara, a 272 kilómetros de la capital cubana.

"Vivo en el Cerro, específicamente en el glamuroso Consejo Popular Las Cañas, territorio ilegalmente ocupado por el reguetón...pero este domingo triste lo habita el silencio", escribió la joven periodista Leticia Martínez en su perfil de Facebook.
Residente en uno de los más populosos barrios de La Habana, el testimonio de Martínez resume de alguna manera la cotidianidad de Cuba desde la noche madrugada del pasado 25 de noviembre, cuando se anunció el fallecimiento del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro. Con 90 años cumplidos el pasado 13 de agosto, Fidel encabezó las principales transformaciones sociales que experimentó Cuba desde 1959; también aquellas que garantizaron el acceso de las mujeres a la educación, el deporte, la cultura, la salud, incluida la sexual y reproductiva y la igualdad frente al empleo.

Un grupo de cubanas abandonan valientemente el silencio y dan rostro a la violencia en el documental Estoy viva…lo voy a contar, que el pasado 19 de noviembre tuvo exhibición gratuita y a sala abarrotada en el cine Charles Chaplin, de la capital cubana.

Información adicional