Reina aún siente temor cuando sale a la calle; la covid-19 dio un vuelco a su vida y afectó su salud emocional.

“Sentía depresión, tristeza, confusión, incapacidad física y mental; estaba ansiosa por momentos. No me sentía capaz de vivir como antes”, así recuerda los primeros días del confinamiento esta habanera de 67 años que pidió mantener el anonimato.

El estudio bien podría llamarse como ellas. Pero lo han nombrado Cassiopeia ArtTattoo. En la provincia de Santiago de Cuba, a 878 kilómetros de La Habana, Katterine Bravo y Katterine Jústiz no solo llevan adelante su propio emprendimiento, sino que realizan sus sueños y ayudan a otras personas.

Especialistas cubanas reconocieron avances y también desafíos en los derechos de las mujeres en la nación caribeña y en la región, durante el espacio La Tertulia, organizado por la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

Para una cubana, negra o mestiza, al frente de una familia monoparental, que encuentra el sustento en el sector informal de la economía y vive en la periferia, la covid-19 no amenaza solo su salud.

Página 1 de 188

Información adicional