Miércoles, 08 Noviembre 2006 00:00

Aedes aegypti, el mosquito maldito

Las avionetas con plaguicidas sobrevuelan los barrios de la capital cubana casi una vez por semana. Desde hace meses, los equipos de fumigación no tienen descanso. Las brigadas antivectoriales tocan una y otra vez a las casas en busca de focos de Aedes aegypti, el mosquito transmisor del dengue y otras enfermedades.

El insecto no quiere ceder terreno. En su camino, las hembras encuentran condiciones propicias: charcos y recipientes con agua, basura que favorece la acumulación del líquido y salideros donde depositar sus huevos, 120 en cada puesta y cinco puestas en su mes de vida.

Publicado en Salud

Información adicional