La obesidad va más allá de la estética, la pérdida de la cintura y el exceso de peso. A ese mal, que crece en Cuba y el mundo, están asociadas enfermedades como el síndrome metabólico, la enfermedad coronaria, la hipertensión arterial y diversos tipos de cáncer. 

El hecho de que esa dolencia vaya en ascenso convocó a expertos y expertas de la Isla para debatir desde las causas hasta los tratamientos, con vista a proponer a las autoridades de salud pública recomendaciones para su manejo.

Justo a las puertas de la XVII Conferencia Internacional sobre el Sida, que se celebra en México en estos días, en Cuba una telenovela vuelve a calentar los debates en torno a la vida cotidiana de las personas infectadas por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH).

“¿Cómo van a poner por televisión a un seropositivo que anda dándole vueltas a dos mujeres al mismo tiempo? ¿Dónde se ve en la telenovela la responsabilidad social que deben tener quienes portan el virus?”, se pregunta Marta García, una relacionista pública de 55 años.

El proyecto de prevención contra el VIH/sida dirigido a hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH), en Sancti Spíritus, a 348 kilómetros de la capital de Cuba, ha ganado espacios durante el último año, aseguró a SEMlac su equipo de promotores. 

“Antes había quien ni siquiera se atrevía a entrar al Centro Provincial de Prevención porque creía que todo el que venía o trabajaba aquí era seropositivo. Pero eso ha ido cambiando y muchas personas se animan ahora a pasar el lazo rojo de la puerta y pedir información, o ir vinculándose a nuestras actividades”, contó Rogelio Callado, técnico medio en gastronomía e integrante de ese equipo.

Para el ingeniero Rolando Inerarity, también promotor, el cambio del último año es notable. “Las personas reconocen el proyecto, que busca aceptación y apoyo de la población; pero también trata de hacer conciencia a la comunidad de HsH de que somos las personas más vulnerables de la epidemia”, precisó.

Más breve o más extenso, el camino que se inicia cuando el virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH, causante del sida) llega a la vida de una persona es un arduo pasaje que se transita personalmente, con dolores y vacíos, pero al final un aprendizaje que también es parte de la vida.

De la mala noticia a la aceptación va un gran trecho. Sortearlo, enfrentarlo, transitarlo, dominarlo y crecer como ser humano sigue siendo el reto mayor para millones de personas, diariamente, en el mundo.

Información adicional