La forma tradicional de ser hombre ha impactado de manera negativa en la salud masculina, reafirman expertos de la sección científica Masculinidades, de la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad (Socumes).

Aportar elementos científicos que contribuyan a la futura implementación de una estrategia de atención integral a la salud de los hombres cubanos es una necesidad creciente, consideraron profesionales y expertos de distintos sectores de la sociedad.
"Se trata de responder a una realidad social, donde en la práctica asistimos a una sobremortalidad masculina en nueve de las 10 principales causas de muerte en el país", explicó a SEMlac el Doctor en Ciencias Ramón Rivero Pino, investigador del tema. "Es un asunto insuficientemente evidenciado por la ciencia y las políticas públicas en Cuba", opinó el estudioso.

El deterioro progresivo de funciones en el hombre que envejece y sus efectos en su salud y calidad de vida contrasta con el poco conocimiento que tienen sobre el tema la población y también profesionales de la salud.
Así lo confirmaron más de 200 especialistas del Instituto Nacional de Endocrinología y la Sociedad Cubana de esa rama en todo el país, al presentar el pasado 26 de octubre el I Consenso cubano sobre Andropausia, elaborado en colaboración con la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad (Socumes).

Cuba es el país con mayor avance en legislación y marcos políticos para dar cumplimiento al Consenso de Montevideo en materia de salud y derechos sexuales y reproductivos en la región, trascendió durante la Tercera Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, en la ciudad de Lima, Perú.

Información adicional