Aunque no hay registros estadísticos en Cuba que den cuenta de un fenómeno como la violencia obstétrica, profesionales de la salud reconocen que es una problemática hacia la que hay que volver la mirada, en tanto el parto humanizado es un derecho de toda mujer.

Mitos, discriminación y prejuicios en los prestadores de salud respecto a las sexualidades no heteronormativas, la falta de servicios orientados a sus necesidades específicas y la poca sensibilidad y respeto hacia ellas en espacios hospitalarios limitan el ejercicio del derecho a la salud de mujeres lesbianas, trans y sus parejas.

Los servicios de salud sexual y reproductiva para adolescentes deben ser accesibles, de calidad y ajustados a las demandas de estas edades, coincidieron en La Habana especialistas de perfiles diversos. Espacios menos rutinarios para dialogar sobre temas vinculados con la salud sexual y reproductiva, como parques o áreas recreativas, estuvieron entre las necesidades identificadas por adolescentes, en un proceso de construcción colectiva que ya suma poco más de un año.

La forma tradicional de ser hombre ha impactado de manera negativa en la salud masculina, reafirman expertos de la sección científica Masculinidades, de la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad (Socumes).

Página 1 de 25

Información adicional