Editora

Editora

Por Dixie Edith/Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Cuando todo parecía perdido para quienes habitan el municipio de Jesús Menéndez, en la oriental provincia de Las Tunas, a más de 660 kilómetros de la capital cubana, un proyecto de intervención múltiple, que actúa en paralelo en varios sectores de la vida social, económica y cultural, ha reanimado la cotidianidad del otrora batey azucarero.

Miércoles, 14 Marzo 2012 13:00

Mujeres rurales cosechando equidad

Por Helen Hernández Hormilla / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Cada sábado, Maité Sarmiento se levanta antes de que amanezca y junto a su esposo, Yoel Fernández, monta en la volanta(1) las mercancías y viaja los ocho kilómetros que separan a la comunidad Las Caobas del pueblo de Gibara, al norte de la provincia de Holguín, casi 800 km al este de La Habana.

Por Sara Más / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Con distintas formaciones y activas en profesiones diversas, muchas de las cubanas que integraron la Asociación de Mujeres Comunicadoras -conocida por Magín-, en la pasada década de los noventa, siguen investigando y creando con una mirada crítica e innovadora.
"Magín nos proporcionó las herramientas para permear con el enfoque de género nuestra labor creadora, informar, educar y concientizar problemas sociales que precisaban de perspectiva y análisis de género", aseguró en la capital cubana una de sus integrantes, la historiadora y escritora Daisy Rubiera Castillo.

Jueves, 15 Marzo 2012 02:21

Hábitat e inequidad van de la mano

Por Raquel Sierra / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Las inequidades económicas y sociales existentes hoy en la sociedad cubana tienen su reflejo en la agudización del deterioro físico de La Habana, alertan expertos.
Un alto porcentaje de viviendas en regular y mal estado, debido a la falta de mantenimiento; más de 11.000 personas residiendo en albergues y una cifra diez veces mayor habitando en moradas no aptas, son otros de los fenómenos que enfrenta hoy la capital cubana, apuntó el arquitecto Miguel Coyula.

Por Sara Más

Motivo de conflictos crecientes, la falta de agua potable es un asunto que afecta gravemente a millones de personas a nivel global, pero también puede implicar a muchas otras a nivel personal y local.
"Solemos ver la falta de agua como un peligro muy general y lejano, un problema que nos perjudica a todos los habitantes del planeta, pero ¿qué hago yo con la gota de agua que se escapa en mi casa?", se pregunta Minerva Cámara, profesora en Pinar del Río, provincia del extremo occidental de la isla.
De esa forma la pedagoga le habla a sus alumnos porque así cree que al menos logra influir en la responsabilidad personal, en el ámbito más inmediato: "si queremos contribuir a resolver este gran problema, debemos empezar por entender que tenemos que cuidar el agua en nuestras propias casas", les dice.

Por Raquel Sierra

Con cantos, ofrendas y reflexiones se presentó el viernes 27, en La Habana, la Red Ecuménica Fe por Cuba, del Centro Memorial Martin Luther King Jr (CMMLK), integrada por mujeres y hombres pertenecientes a comunidades de todo el país.

La red se fue formando en talleres, espacios y seminarios que ha desarrollado esa institución durante un cuarto de siglo, explicó a SEMlac Yoimel González Hernández, colaborador del área socioteológica del CMMLK, durante el acto por el 25 aniversario del centro de inspiración cristiana, creado el 25 de abril de 1987.

Entre los empeños de esta nueva iniciativa está contribuir a la renovación del movimiento ecuménico cubano y su participación activa y consciente en las transformaciones de la sociedad.

La red concibe sus acciones mediante la formación en comunidades, pronunciamientos públicos a propósito de eventos importantes y el acompañamiento a experiencias ecuménicas, formativas y diacónicas en iglesias y espacios extraeclesiales, abundó González.
Uno de los valores que rescata es la herencia profética del movimiento ecuménico cubano, de las teologías de liberación latinoamericanas y de la educación popular para colaborar en la transformación de la realidad y promover relaciones humanas más justas, equitativas y armónicas.
La Red Ecuménica Fe por Cuba aboga por una Iglesia volcada a la comunidad, diversa, hospitalaria, misericordiosa, de servicio, segura e inclusiva, según informaron fuentes de la institución.
"Pero, sobre todo, una Iglesia con compromiso social, que se arriesgue a transformarse y a transformar el mundo y afirme el amor, el respeto a las diversidades, la justicia, la equidad de género e integridad de la creación como valores del Reino", añade un texto difundido por el CMMLK.
Esta nueva instancia se une a la Red de Educadores Populares, integrada por personas, creyentes o no, vinculadas a la agroecología, el trabajo social y comunitario, los gobiernos locales, centros de investigación y universidades, con un trabajo de carácter social.
Al decir del escritor, historiador y Premio Nacional de las Ciencias Sociales, Fernando Martínez Heredia, en este tiempo el CMMLK "ha levantado una obra extraordinaria y se ha ganado un lugar en el corazón de las cubanas y los cubanos, un prestigio muy sólido entre las instituciones de nuestra sociedad".
En su opinión, puede desempeñar además un papel importante para hacer "avanzar la esperanza y la vocación de unirnos para reconstruir y fortalecer la conciencia que eche definitivamente adelante la formación de personas solidarias y entregadas al bien común".
EL CMMLK ha contribuido a la formación de cientos de personas y al enriquecimiento espiritual de integrantes de diferentes generaciones y denominaciones religiosas.
"Estamos muy agradecidos al centro, los mejores talleres en los que hemos participado han sido impartidos allí y en la comunidad se habla de los muchos aprendizajes que podemos sacar de ellos", declaró a SEMlac Nairobi Nazco, de 18 años, residente en la occidental provincia de Matanzas.
Uno de los ejes transversales del trabajo es el de género y lo hace desde cada uno de sus espacios, tanto en la vida del centro como en la actividad formativa, con igualdad de oportunidades para hombres y mujeres, destacó Yordanis Martínez, colaboradora del área socioteológica de la Iglesia de Cristo de Matanzas.
José García, de Remedios, Villa Clara, considera que el centro "da la posibilidad de proyectarnos hacia la vida social de una forma diferente, es un lugar donde se experimenta un saldo positivo para insertar lo que aprendemos en nuestras iglesias a la vida social".
Para Patricia Peña, de Alamar Playa, en La Habana, los líderes que se capacitan en la metodología de la educación popular, adoptada por el centro, "ganan herramientas para incidir en una mayor participación y se la logrado que las actividades sean más democráticas, más activas y participativas".
Al decir del reverendo Raúl Suárez, director del CMMLK, la idea de organizar el centro sobrepasó todas las expectativas. "De algo estaba seguro desde el principio: era un sueño compartido en la familia, la iglesia, el barrio y con muchos hermanos y hermanos. Pero, realmente, los sueños muchas veces van más allá. Esto sobrepasa todo lo que esperábamos y, sobre todo, en el trabajo a favor de nuestro pueblo", dijo a SEMlac.
Y recordó: "al principio, prácticamente el centro éramos mi esposa y yo, aportando formación bíblica y teológica a muchos pastores que, tras al emigración de sus líderes, habían quedado en las iglesias, pero sin ninguna preparación académica".
Mirna Figueredo, de la oriental Santiago de Cuba, la considera "una gran escuela, que nos enseñó cómo ser iglesia en el contexto cubano para acompañar la vida del pueblo en cada etapa, trabajar con la gente desde la gente, mirar hacia lo lejos y descubrir que la iglesia es toda Cuba, a la que hay que llevar esperanza".

El estudio reveló que las peores situaciones con el acceso al agua la viven los hogares encabezados por mujeres.

Por Raquel Sierra/ Fotos: Rady Rodríguez Pagés

Ernestina tiene 80 años, vive en la barriada del Cerro, en La Habana. Cada tarde, mientras su hijo trabaja, se sienta a velar cuándo llegará el agua al grifo. Entonces podrá bañarse, cocinar, fregar las vasijas del almuerzo y acopiar para el otro día. El agua dicta sus horarios.
En Los Sitios, otro barrio del centro de la capital cubana, Lisandra Puentes, de 24 años, sabe que, en días sin suministro de agua, lo mejor es demorarse bastante en la calle y hasta comer en casa de algún amigo.
"La falta de agua lo entorpece todo. Vives pendiente de cuánta queda para el baño, la cocina y hasta para lavarse los dientes. Hay mujeres que lavan de noche, que es cuando el líquido llega", comenta.
Las cifras publicadas en el Anuario Estadístico de Salud 2010 señalan que en Cuba 94,5 por ciento de la población tiene acceso a agua segura y 74,7 por ciento cuenta con conexiones domiciliarias. Sin embargo, la situación no es uniforme en todo el país y, aunque exista acceso y conexión, en ocasiones el agua escasea.

Por Raquel Sierra / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla." target="_blank">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

En una mirada a las familias en la Cuba de 2012 resultaría raro encontrar aquellas no marcadas por un fenómeno complejo, de escala mundial, de causas, impactos y dimensiones múltiples: la migración internacional, que demanda mayor articulación entre la sociedad, las leyes y los intereses de las personas.
En una tendencia que se inició en los años treinta del pasado siglo, hay cubanos y cubanas en todas las latitudes, la mayoría se han radicado en Estados Unidos o en Europa, aunque también muchos han ido a parar a sitios más lejanos como Sudáfrica y Australia.
De acuerdo con estadísticas oficiales, la comunidad cubana residente en el extranjero ronda actualmente 1,7 millones de personas.
Los desplazamientos internacionales, atados por regulaciones estatales en proceso de estudio para su actualización desde hace años, provocan impactos tanto en quienes emigran como en los que permanecen en la isla.

Por Sara Más / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla." target="_blank">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. / Foto: Randy Rodríguez Pagés

Una alegre conga cubana, a la que se sumaron cientos de personas, rompió con la rutina y la tranquilidad de la mañana del sábado 12 de mayo, en la céntrica zona del Vedado, en La Habana, sumando a personas que entre disfraces, carteles y consignas ratificaron su rechazo a la homofobia y el respeto a la libre orientación sexual e identidad de género.
Por quinto año consecutivo, la breve caravana recorrió unas seis cuadras de la ciudad, entre el emblemático malecón habanero y el Pabellón Cuba, céntrica institución cultural que durante todo el día sirvió de sede a múltiples iniciativas por la V Jornada Cubana contra la Homofobia, liderada por el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), con apoyo de numerosas instituciones y organizaciones.

Miércoles, 16 Mayo 2012 02:35

Mujeres en la excelencia agropecuaria

Por Dixie Edith / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla." target="_blank">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

De ama de casa a jefa de una finca ganadera de éxito: así podría resumirse la vida de Delia de la Cruz García González, la productora agropecuaria que mereció este año el Premio Anual a la Excelencia en el trabajo de la Mujer Productora, otorgado por la Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA).
Con 55 años de edad, de la Cruz vive y trabaja en la provincia de Holguín, a más de 750 kilómetros al este de La Habana. Allí dirige la Finca Agropecuaria Integral "La Estrella", de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) "Orestes Rodríguez", donde vela por el bienestar y rendimiento de más de 400 reses, repartidas en unas 25 caballerías de tierra.
La comisión designada por la Junta Nacional de la ACPA que evaluó las propuestas para el galardón también consideró la multiplicidad de funciones que esta productora desempeña en su finca: sembrar alimento para el ganado, moler la caña u otras gramíneas para su alimentación y cultivar alimentos en un territorio muy difícil, por ser tradicionalmente afectado por las sequías.

Información adicional