Editora

Editora

Por Helen Hernández Hormilla (Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.)

Entre un cuadro como El rapto de las mulatas, del pintor cubano Carlos Enríquez, y un video clip de reguetón existen abismales distancias estéticas.
Sin embargo, la representación sublimada de una violación sexual en el primero y la constante presencia de una imagen cosificada y degradante de las mujeres en el otro caso vienen a evidenciar la manera en que el maltrato por motivos de género ha sido tradicionalmente naturalizado desde el arte, los medios de comunicación y, en general, las prácticas culturales.
Si bien cuando se habla de violencia de género suele trabajarse más aquella que implica daños físicos, psicológicos o estructurales, también en el ámbito cultural y subjetivo se ejerce la agresividad machista.
Acuñada por el teórico francés Pierre Bordieu, la violencia simbólica se refiere a un grupo de significados impuestos como válidos y legítimos por la cultura patriarcal, que parten de la supremacía y dominación masculina y, por tanto, tiene estrecha relación con el poder y la autoridad.
Se trata de un tipo de maltrato sostenido en las prácticas culturales de hombres y mujeres y puede presentarse en todos los espacios de la vida social, indica a SEMlac la socióloga Magela Romero.

Martes, 15 Enero 2013 03:26

Mujeres impugnan la discriminación

Por Helen Hernández Hormilla

Mercedes de la Caridad Arlet parecía destinada a no poder caminar nunca, producto de una malformación de nacimiento. Su infancia y juventud transcurrieron entre dolores y operaciones que lograron mejorar su locomoción, pero también la pusieron frente al rechazo, la burla social y la discriminación.

Convertirse en licenciada en nutrición, especialidad que ejerce en el Hospital Pediátrico de Centro Habana, no fue difícil por las exigencias académicas, sino por los obstáculos que aún persisten en las instituciones y en la subjetividad de muchas personas con respecto al desarrollo de quienes viven con algún tipo de discapacidad. Sin embargo, la voluntad de no dejarse vencer ha sido para ella el principal recurso para superarse.

Por Sara Más /Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

La ausencia de las mujeres, su aparición estereotipada, el tratamiento xenofóbico que se hace de ellas en los medios de comunicación o la espectacularidad con que a veces se les presenta son ejemplos comunes de la violencia simbólica que se ejerce desde diversos espacios de comunicación y productos de las industrias culturales.
"Aunque se trata de un tema que cada vez ocupa más espacio en la agenda mediática, muchas veces se aborda erradamente y se convierten los medios en espacios que no solo reproducen la violencia contra las mujeres, sino que la naturalizan y legitiman"; aseguró en La Habana la periodista Isabel Moya.
Moya intervino ante más de una treintena de estudiantes de nueve países de América Latina y España que asisten en la capital cubana al IX posgrado internacional de Género y Comunicación, que tiene lugar del 4 al 14 de febrero en el Instituto Internacional de Periodismo "José Martí".

Por Dixie Edith / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Las mujeres cuidadoras a menudo se convierten en víctimas de múltiples formas de violencia, de las cuales no suelen ser conscientes, aseveran investigaciones cubanas de signo diverso.
La vida de Idalmis Alfonso, una cubana de 47 años, editora literaria y madre de dos hijos adolescentes, cambiará bruscamente en un futuro cercano, pero esta capitalina ya está experimentando los primeros efectos del viraje.
La salud de su madre, de 72 años, ha comenzado a mostrar signos evidentes de deterioro y Alfonso vislumbra un momento muy cercano en el que, probablemente, tendrá que abandonar definitivamente su empleo para quedarse en casa al cuidado de la enferma.
"Mis ingresos no me alcanzan para contratar a nadie para cuidar a mami por el día y de mi esposo no voy a recibir prácticamente ninguna ayuda, pues ya él tiene a su papá encamado y va todos los días a ayudar a la mamá a cuidarlo. Pero además, alguien tiene que trabajar en la casa, porque si no ¿de qué vivimos?", explicó a SEMlac.
Esta profesional suma, además, otras preocupaciones. Su salud ya no es la de hace una década y asegura que todos los días amanece con un dolor nuevo.
"Antes solíamos hacer largas caminatas con los niños, o montar bicicleta hasta la playa. Hace rato que ya no aguanto ese ritmo de ejercicio físico", detalló.

De la redacción / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. / Foto: SEMlac

Una denuncia a la que se siguen sumando voces, a través de mensajes y firmas de adhesión que circulan por correo electrónico, ha puesto su centro de atención en la condena al maltrato a las mujeres y la necesidad de una ley sobre la violencia de género en Cuba.
Las reacciones aparecen en mujeres y hombres de diversas profesiones frente algunas posturas de apoyo al escritor cubano Ángel Santiesteban, quien ha sido acusado, juzgado y sentenciado por los tribunales por haber maltratado a su exesposa.
La génesis de esa reacción pública tuvo lugar el pasado 8 de marzo, en la capital cubana, donde se dio a conocer el llamamiento "8 de marzo: tod@s contra la violencia", durante la última sesión de los talleres de la VI Bienal de Dramaturgia femenina "La escritura de las diferencias".
El espacio de la bienal fue coyuntural "porque estábamos participando en ella, pero no es una declaración de la bienal, ni de ninguna institución cubana, sino una acción ciudadana coherente con nuestro reclamo de una cultura de paz y sin violencia para nuestro país", aclararon las autoras del llamado, mediante correo electrónico, el domingo 10 de marzo.

Martes, 02 Abril 2013 01:38

Más que censura, conciencia crítica

Por Helen Hernández Hormilla/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

La posibilidad de regular productos culturales que muestren imágenes estereotipadas, vulgares y sexistas en la televisión y la música cubanas, anunciada recientemente por algunos directivos de la isla, reanima la polémica sobre las estrategias para enfrentar imaginarios machistas en la comunicación y el arte en Cuba.

Las medidas adoptadas por el Instituto Cubano de la Música (ICM) para limitar este tipo de producciones van desde "la descalificación profesional de aquellos que violen la ética en sus presentaciones hasta la aplicación de severas sanciones a quienes, desde las instituciones, propician o permiten estas prácticas", declaró a la prensa local Orlando Vistel, presidente de esa institución gubernamental.

En comentarios al diario Granma, en noviembre pasado, Vistel hablaba de la necesidad de frenar la difusión musical y audiovisual de "textos agresivos, sexualmente explícitos, obscenos, que tergiversan la sensualidad consustancial a la mujer cubana, proyectándola como grotescos objetos sexuales en un entorno gestual aún más grotesco".

Actualmente se prepara la norma jurídica que regirá los usos públicos de la música en Cuba, en la cual se hará mención al sexismo y otras discriminaciones, tanto en los medios como en los espacios de recreación, transporte, escuelas y otros sitios.

Por Sara Más/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Aunque la violencia contra las mujeres tiene mayor visibilidad en Cuba y el tema se debate en espacios académicos y especializados, requiere de acciones y atención particulares, señalaron expertos en la capital cubana.

Por Sara Más/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

El abuso sexual a niñas, niños y adolescentes sigue siendo un tema del que se habla poco en Cuba y permanece invisible en la conciencia personal y en algunos espacios institucionales, confirman estudios y especialistas en la isla.
"Si bien se han dado algunos pasos en la atención y tratamiento a las víctimas, debiera haber un empeño mayor", asegura la socióloga Patricia Soberón García, autora de un estudio sobre el tema.
En su opinión, el estudio, tratamiento y prevención de esos actos necesita de una mirada sistemática, coordinada y con una mayor implicación de las instituciones, pero también de un mejor conocimiento por parte de las familias y la sociedad.
Tras entrevistar a varias víctimas de abuso sexual, Soberón García concluyó que, socialmente, hay una tendencia a creer poco probable que estos hechos ocurran. "Este es el nudo principal que lo convierte en mito o tabú", asegura la joven en su tesis de grado "Abuso sexual y cuidado de la infancia ¿Un conflicto en la familia?"
El abuso sexual infantil se sustenta, al igual que otras formas de violencia, en una relación de poder, pero en su caso involucra lo psicosocial, lo afectivo y lo genital. Aunque lo sufren niñas y niños, la mayoría de las víctimas son del sexo femenino.
Se considera una violación de los derechos humanos que se expresa en cualquier contacto sexual directo o indirecto hacia un niño o niña, con el propósito de someterlo y obtener gratificación sexual, ya sea mediante el poder físico o psicológico del agresor.
En estos casos, niñas, niños y adolescentes son sometidos a la obediencia, violentando sus sentimientos, haciendo uso del engaño, mediante promesas, intimidación, chantajes, amenazas y hasta la fuerza física.

Lunes, 02 Agosto 2010 16:06

Cuando llega el mar

Por Sara Más / Foto: Randy Rodríguez Pagués

Si anuncian una posible penetración del mar en la costa norte del litoral habanero, aunque sea leve o moderada, Teresa Muñoz Gutiérrrez no se confía.
Esa mañana, probablemente, ella interrumpirá su rutina habitual y no se irá a las aulas de la Universidad de La Habana, donde imparte clases como profesora de la Cátedra de Sociología, en la Facultad de Filosofía e Historia. Un pensamiento decidirá que se quede en casa, y lo declara en una sola frase: “hoy nos mojamos los pies”.
Así comienza una historia difícil que por horas, días o semanas, según sea la intensidad y nivel del mar, involucra a muchas personas que, como Muñoz, viven en la parte baja de El Vedado o un poco más allá, en el municipio de Centrohabana, justo frente al malecón de la capital cubana, una franja azotada eventualmente por las penetraciones del mar.

Por Dixie Edith / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Dentro de 20 años, de acuerdo con todos los pronósticos,  Cuba será el país más envejecido de América Latina y el Caribe.

Información adicional