Editora

Editora

Martes, 20 Noviembre 2012 04:32

Prevenir la violencia desde la comunidad

Por Helen Hernández Hormilla/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Desde el trabajo comunitario, actores sociales del barrio periférico Alamar Playa, en el municipio Habana del Este, en la capital cubana, encuentran alternativas para prevenir la violencia de género e intrafamiliar.
Talleres de sensibilización, concursos de dibujo, investigaciones, atención a casos de violencia contra las mujeres o la infancia, actividades culturales, capacitaciones, entre otras iniciativas se realizan desde hace cinco años en esa zona costera por el Grupo Renacer.
Se trata de un colectivo compuesto por líderes barriales, activistas y funcionarios locales, reunidos de manera espontánea, luego de participar en un taller de sensibilización organizado por la Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR), en abril de 2008.

Por Raquel Sierra/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Leyes, ciencias médicas y sociales, medios de comunicación, hombres y mujeres sensibilizados y la sociedad toda deben  integrarse para,  de forma conjunta, hacer frente a un fenómeno creciente: la violencia contra las mujeres y, sobre todo, la más solapada y presente en Cuba, la psicológica.

Este fue el consenso de participantes en el Foro Permanente sobre mujer y violencia psicológica, organizado por el no gubernamental Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR), como parte de la Jornada Nacional por la no violencia hacia las mujeres, que organizan durante noviembre y diciembre diferentes instituciones.

Un panel integrado por la psiquiatra Ivon Ernand Thames, la jurista Tania de Armas Fonticoba y las investigadoras Yohanka Valdés Jiménez y Maricela Perera Pérez abordó la violencia hacia las mujeres desde la medicina, el derecho, el acoso laboral y las microviolencias, para dar paso a un debate que sumó temas como la incidencia de la música y las relaciones de poder en la iglesia, entre otros. 

La danza, el movimiento, es una de las herramientas empleadas por la primera
bailarina de Danza Contemporánea de Cuba, Isabel Blanco,
para convocar la atención de  quienes participan en el taller
"El arte de vivir desde la conciencia Social".

Por Dixie Edith  -  Fotos de Humberto Mayol (Proyecto Palomas)

"Hoy estoy feliz de la vida”, confirmó a SEMlac Elaides Duribe de la Cruz, participante del encuentro interactivo “El arte de vivir desde la conciencia social”, que agrupó por tercer año consecutivo a mujeres y hombres de la localidad de Yateras, en la provincia de Guantánamo, a más de 800 kilómetros de La Habana.

Elaides ha participado en las tres experiencias y asegura que estos encuentros la ayudaron a cambiar su vida. “Cuando vine la primera vez tenía la vida muy enredada, trabajada como obrera en la empresa pecuaria y luego trajinaba mucho en la casa, siempre tenía una angustia grande”, contó esta yaterana a quien no le gusta decir su edad y solo reconoce “haber pasado de los 50” .

“En aquel primer taller aprendí que estaba siendo víctima de muchas violencias y me tomé un tiempo de descanso en el trabajo para organizar mi vida. En la casa he repartido las tareas entre todo el mundo y la violencia me llega menos porque aprendí a quererme”, sentenció.

Lunes, 26 Noviembre 2012 04:58

Ganar conciencia frente a la violencia

Líderes formales de Alamar Este llevaron sus mensjes de prevención
y alerta en varias prendas de vestir que quedaron expuestas
a la vista pública, en una tendedera colectiva.

Por Sara Más

Desmontar mitos, creencias patriarcales y prácticas que producen y naturalizan las diversas formas en que se concreta la violencia hacia las mujeres es el primer paso para entender el problema y enfrentarlo, coincidieron en La Habana activistas comunitarios.

“En ocasiones pareciera que no queremos verla, pero muchas veces no reaccionamos porque no entendemos lo que sucede en el círculo de la violencia ni el proceso que viven las víctimas, en su mayoría mujeres”, comentó la socióloga Magela Romero Almodóvar, durante un taller de sensibilización sobre la violencia psicológica contra la mujer, este noviembre.

En una práctica que se hace cada vez más común, este tipo de encuentros se producen en espacios comunitarios, con líderes formales e informales, y se retoman también en  los días de la jornada nacional contra la violencia, que comenzó el pasado primero de noviembre y se prolongará hasta diciembre.

Una reciente capacitación para juristas en la ciudad
occidental de Pinar del Río instruyó
en temas de género y violencia contra las mujeres.

Por Helen Hernández Hormilla

Primero fueron los gritos, las ofensas. Después llegaron los golpes, las amenazas de muerte, el encierro. El miedo intentó paralizarla, pero alcanzó a poner 17 denuncias en la policía por los maltratos de su esposo, sin que esto le ofreciera solución al conflicto. Un día decidió tomar la justicia por sus manos, consiguió una pistola y le quitó la vida al victimario.

Esa es la historia que cuenta la ficción documental Palimpsesto, de la realizadora cubana Aylee V. Ibáñez, basada en la historia de una mujer víctima de violencia de género que terminó asesinando a su esposo y va a cumplir su sentencia a la cárcel.

Si bien el desenlace llega al extremo de responder al maltrato con la misma agresividad, no es una realidad ajena para muchas víctimas de violencia machista, pues aunque existen mecanismos legales por los cuales encauzar estos actos, su procesamiento sigue siendo engorroso y muchas veces se desconocen los instrumentos de atención jurídica por las propias víctimas o sus seres cercanos.

Por Sara Más / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. / Foto: SEMlac

La violencia contra las mujeres es poco reconocida por las personas en Cuba y suele estar muy naturalizada en la vida cotidiana, sin distingo de edades, sobre todo en su variante psicológica, lo que limita muchas veces detectarla y enfrentarla, en opinión de especialistas.
"Necesitamos tener más conciencia social de que existe esta problemática, que es universal, pero en cada contexto tiene formas propias de manifestarse", señaló la psicóloga Iyamira Hernández Pita al intervenir en la capital cubana durante un panel sobre el tema, el 30 de noviembre, convocado por la Sociedad Cubana de Estudios Multidisciplinarios de la Sexualidad (SOCUMES).
Hernández Pita llamó la atención acerca de la violencia que se pone de manifiesto en las parejas durante la temprana etapa del noviazgo y la influencia que tiene en ello el aprendizaje y socialización familiar de los mitos, tabúes y prejuicios acerca de las relaciones de pareja y que condicionan, muchas veces, comportamientos violentos.
"En esa etapa se empiezan a gestar los comportamientos posteriores y las interacciones violentas", alertó la especialista, quien considera ese periodo, además, como un momento importante en el inicio simbólico de las relaciones de pareja.

Martes, 11 Diciembre 2012 04:42

Movida jornada comunitaria por la no violencia

Por Raquel Sierra

Con un carnavalito infantil, lleno de risas, canciones y disfraces, concluyó la jornada por la no violencia del proyecto Grupo de Reflexión de la barriada del Cerro, en La Habana , que durante noviembre y diciembre incluyó topes de dominó, concursos de dibujo y talleres de sensibilización y capacitación, entre otras iniciativas.

“Conviviendo en mi barrio sin violencia”, título de la fiesta, reunió el 8 de diciembre a niños y niñas para cantar, declamar, bailar, desfilar y también enviar mensajes de amor y paz a seres queridos, amigos y al mundo, como una manera de educarlos  en formas diferentes de relacionarse con las personas.

En la jornada fueron premiados los ganadores del concurso de dibujo “Vivamos con ternura”, quienes  mejor “reflejaron las formas en que la infancia y la adolescencia pueden vivir en sus familias y su comunidad disfrutando del amor y el cariño de las personas que los rodean”. 

De la Redacción / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Dayron Carrete Díaz recibió dos correos electrónicos amenazantes. Los ofensores no ocultaron su identidad, quizá como primer síntoma de que el acoso escolar por motivos de orientación sexual e identidad de género resulta no solo habitual, sino permisivo e incluso no sancionable en el ámbito universitario cubano.
"Yo denuncié el hecho y todavía estoy esperando una respuesta de la dirección de la escuela", dijo a SEMlac este estudiante cubano que cursa el cuarto año de Pedagogía en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona, de La Habana.
Casos como el de Carrete Díaz no son aislados. Apodos, intimidación, amenazas, incluso agresiones físicas y separación del grupo son algunas de las principales expresiones de la violencia escolar y universitaria. Muchos de estos comportamientos y acciones arrecian cuando las niñas, niños, adolescentes y jóvenes rompen con los códigos tradicionales asignados a cada sexo o expresan abiertamente su orientación homosexual.
En América Latina y Europa varios estudios han sistematizado las dimensiones de este fenómeno. La "Primera encuesta nacional sobre bullying homofóbico" realizada en México arrojó que en ese país 56 de cada 100 estudiantes sufren acoso escolar homofóbico. En el nivel secundario la violencia afecta a 28 por ciento del estudiantado mexicano, mientras que en los niveles medio y superior los índices disminuyen a 13 y tres por ciento, respectivamente.
Sin embargo, en algunos países aún la visibilidad de esta problemática es mínima. Tal es el caso de Cuba donde, hasta el momento, la mayoría de los especialistas refiere ausencia de estudios que caractericen el acoso escolar por motivos de género y orientación sexual.

Por Dixie Edith/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Educar para el amor también es una manera de prevenir la violencia. Tal podría ser la máxima que anima a quienes se afanan en un proyecto comunitario dirigido a la población infantil en un barrio de la capital cubana: la Casa del Niño y la Niña.

Los dibujos y composiciones que en estos días adornan las paredes de la sede de esta particular iniciativa confirman la anterior afirmación.

Fruto de un concurso organizado en saludo a un nuevo aniversario de la “Convención de los Derechos de los Niños y las Niñas”, firmada el 20 de noviembre de 1989 en la Organización de Naciones Unidas, población infantil y juvenil entre nueve y 15 años narran con imágenes y palabras sencillas cuáles son sus derechos, deberes, y cómo se preparan para cumplirlos y hacerlos cumplir.

De la redacción

Los medios de comunicación masiva resultan plataformas fundamentales en la lucha por la no violencia contra las mujeres. Sin embargo, especialistas cubanas afirman que en la isla caribeña se vive un panorama complejo, en el cual la reproducción de estereotipos machistas y mensajes de sensibilización se enfrentan continuamente.

“Desde hace algunos años podemos percibir mayor visibilidad de la problemática social que significa la violencia contra las mujeres y las niñas. No obstante, me parece que estos temas aún quedan en determinados nichos y no encuentran la difusión que merecen en los medios masivos”, afirma Isabel Moya Richard, Doctora en Ciencias de la Comunicación y experta en temas de género.

Richard participó junto la crítica de cine Danae C. Diéguez y la periodista Lirians Gordillo Piña en un coloquio convocado por el Centro Pablo de la Torriente Brau el viernes 21 de diciembre, dedicado a la violencia de género.

Información adicional