Editora

Editora

Por Raquel Sierra / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

"Cuando él me maltrataba, yo gritaba y las personas pensaban que era yo la del problema. Ahora él forma los escándalos y todos saben de dónde parte la violencia", comenta Noemí a sus amigas del barrio de Pogolotti, en La Habana.
Este cambio de conducta ha sido posible por el trabajo de sensibilización respecto a la violencia contra la mujer que desarrolla el Taller de Transformación Integral del Barrio (TTIB), acompañado por el no gubernamental Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR).
Este protagonismo de los TTIB es una de las principales conclusiones del estudio "El papel de la comunidad y de sus actores sociales en la atención a la violencia de género. La experiencia de los Talleres de Transformación Integral del Barrio en Cuba", de la doctora Clotilde Proveyer, del Departamento de Sociología de la Universidad de La Habana.
Para su investigación Proveyer escogió seis talleres entre una veintena en funciones: Alamar Playa, Alamar Este, Pogolotti, El Canal, Los Ángeles y Zamora- Coco Solo. Tuvo en cuenta su ubicación, características y, sobre todo, las iniciativas desarrolladas en la atención a la violencia contra la mujer.

Lunes, 20 Agosto 2012 15:16

El maltrato que irrumpe con los años

Por Sara Más / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.%2B" target="_blank">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Negada a confinar sus días a la rutina y el olvido, Migdalia Estévez se declara una "abuela de nuevo tipo" y sigue siendo una mujer vital, que no renuncia a vivir intensamente, "a pesar de los años", asegura.
Estévez integra el grupo creciente de personas que conforman la llamada tercera edad en Cuba, donde 17 por ciento de la población de poco más de 11 millones de habitantes tiene 60 y más años de edad.
"Vivo orgullosa de mis hijos, de mis nietos y mi familia; lucho por ellos y son mi motivo más grande de admiración y felicidad, pero tampoco he dejado de vivir mi propia vida", dice a SEMlac esta mujer a punto de cumplir 70 años, "una cubana, como cualquiera que vive en La Habana, madre de familia, viuda y jubilada laboralmente, pero siempre activa", asegura.
Amante de las plantas, la lectura y el cine, los años no han sido freno para ella: cuando cumplió los 65 años y todos le recomendaban el merecido descanso en casa, aprendió a usar la computadora, convirtió parte del jardín en huerto, se involucró en un coro comunitario y sigue pendiente de la última novedad editorial. También de las preocupaciones y atención de su familia.

Jueves, 30 Agosto 2012 01:56

Climaterio: ¿la edad de la violencia?

Por Dixie Edith / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Han vivido entre 45 y 59 años, son protagonistas de la educación de hijas e hijos y, en muchos casos, cuidadoras de sus ancestros; cumplen misiones laborales o sociales y sienten dolores, irritación y malestares ante los que no suelen detenerse a reflexionar.
Son las llamadas "mujeres sándwiches" o "generación del emparedado", término atribuido al psicólogo estadounidense Quaeshi Walker, quien define de esta manera a aquellas que se encuentran comprimidas entre el cuidado de hijos y ancianos, el matrimonio, el hogar y el trabajo.
En Cuba, especialistas coinciden, además, en que ellas, a menudo, se convierten en víctimas de múltiples formas de violencia, de las cuales no suelen ser conscientes.
Ada María Cuéllar cuenta una de esas historias. Residente en el municipio de Boyeros, en la capital cubana, fue una trabajadora "bastante exitosa", según expresión propia, hasta que dejó su empleo en el hotel Las Praderas, ubicado en las afueras de La Habana, para cuidar a su suegra, una anciana encamada de 71 años.

Martes, 02 Octubre 2012 05:13

En busca de caminos sin violencia

Por Sara Más/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Rodeada de mitos y naturalizada, la violencia infantil es poco reconocida por quienes la practican y conviven con ella en esta isla del Caribe, aseguran especialistas y expertos.
"Podemos nombrarla o no nombrarla, verla o no verla, pero sí existe", sostiene la psicóloga Mareelén Díaz Tenorio al ser entrevistada para el documental No es el camino, del joven realizador cubano Eric Corvalán, recién estrenado en la sede del Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR), en la capital cubana.
De esa forma esa organización se adhirió a la celebración el 25 de septiembre del Día Naranja, iniciativa de la Red Mundial de Jóvenes Únete, que propone celebrar los 25 de cada mes acciones en favor de una vida sin violencia y se inserta en la Campaña del Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon, para poner fin a la violencia hacia las mujeres y las niñas.
"Cuando visité las comunidades, me enfrenté realmente a la realidad. Tenía una idea cuando empecé a trabajar este tema, pero allí encontré una situación muy dura que me sensibilizó más", dijo Corvalán a SEMlac, tras el estreno del audiovisual.
Criterios diversos de la población entrevistada por él develan la complejidad de un problema que, a nivel individual y social, cuesta reconocer: "Aquí en Cuba no hay violencia infantil", "nos está haciendo mucho daño" y "lo que pasa es que está solapada" son algunos de los criterios contrapuestos y vertidos por personas entrevistadas al azar en la ciudad.

Martes, 09 Octubre 2012 03:00

Violencia, un obstáculo al desarrollo

Por Raquel Sierra

El esposo, ataviado con una sólida armadura de machismo, no la deja trabajar en la calle. Ella acepta callada, sin ver que la postura de él es una forma de violencia, que conspira contra mayores ingresos para la familia y su crecimiento personal.
Ese ejemplo revela que la violencia es un obstáculo al desarrollo y se necesita de la equidad e igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, propósitos del taller de intercambio sobre género, desarrollo local y estrategias para prevenir la violencia, realizado del 3 al 5 de octubre en la Isla de la Juventud, al sur de Cuba.
"Es imposible hablar de desarrollo local y humano sin pensar en la violencia como un problema social que lo dificulta y lo impide, como un fenómeno que evidencia las diferencias de poder", explicó a SEMlac Magela Romero, profesora de la Universidad de La Habana e integrante de su Cátedra de Género.
"Cuando se habla de desarrollo humano tenemos que pensar en cubrir no solamente las necesidades económicas de las personas y sus condiciones materiales de vida, sino su enriquecimiento cultural, social, profesional y espiritual", agregó Romero.
Integrantes de los Talleres de Transformación Integral del Barrio (TTIB) de Atarés-Del Pilar, Zamora-Coco Solo y Los Ángeles, de La Habana, junto a representantes de organizaciones e instituciones de la occidental provincia de Artemisa y la propia Isla de la Juventud intercambiaron sobre experiencias de trabajo comunitario que incluyen acciones de prevención de la violencia contra la mujer.
En el barrio, el taller de Atarés-Del Pilar desarrolla acciones comunitarias de prevención de la violencia donde participan mujeres y hombres, relata María Regla Barbón, su coordinadora. Las mujeres asisten, además, a espacios para desarrollar su autoestima y aprender labores de tejido y costura, que les permiten obtener ingresos para no depender económicamente de sus esposos.

Lunes, 22 Octubre 2012 19:57

Mujeres frente a la violencia

Por Sara Más / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Tienen en común que viven en el centro mismo de la capital cubana, en la zona que muchos llaman "La Habana profunda". Han vivido, cada una, historias difíciles de discriminación y exclusión, pero han podido levantarse y dejarlas en el pasado. Conocen en carne propia la violencia, en sus más diversas variantes, y prestan sus voces para visibilizarla.
Yolanda Haten Fresneda, Yolier Vidal Aguillón y Mercedes de la Caridad Arlet son tres de las muchas cubanas que por estos días brindan testimonio en las cortes de mujeres de los Consejos Populares de Centro Habana, céntrico municipio de la capital cubana.
Las cortes son procesos y espacios simbólicos, éticos y políticos para visibilizar la resistencia y creatividad cotidiana de las mujeres en su lucha contra el patriarcado y por la justicia social.
Se proponen divulgar la pluralidad de voces, iniciativas y creación popular a favor de la solidaridad, la equidad de género, la cooperación, el cuidado, el trabajo colectivo, la integración social desde la diversidad, y todo lo que hace a mujeres y hombres crecer en su autoestima y dignidad. Por primera vez las cortes se realizan en Centro Habana.

Sábado, 03 Noviembre 2012 18:16

Pasacalle por la no violencia

Niños y niñas se convirtieron en activistas por la
No violencia de género.

Por Raquel Sierra/ Fotos: SEMlac

En el barrio de Jesús María, ubicado en la parte más antigua de la capital cubana, niños y niñas de escuelas primarias y secundarias se movilizaron el viernes 2 de noviembre con acciones diversas, a ritmo de pasacalle,  danzas y coros, en los inicios de la jornada  cubana por la no violencia hacia las mujeres.

“Estamos conmemorando el aniversario 256 de este asentamiento, el tercer festival medioambiental, la convención de los derechos de la infancia y la jornada por la no violencia contra la mujer, una celebración en la que hay una sinergia de varios actores involucrados en esta evocación”, explicó a SEMlac Michael Torres Ruiz, especialista principal del Taller de Transformación integral del barrio (TTIB) de Jesús María.

Al llamado del TTIB y la Casa de la Cultura, la Casa del Niño y de la Niña, las escuelas “Quintín Banderas”, “Emilio Núñez” y “Manuel Ascunce”, entre otras instituciones, acudieron la banda musical infantil, niñas ataviadas con trajes para representar una contradanza, maestros y guías, quienes desfilaron ante la vista curiosa de los transeúntes.

La sexta edición de la Jornada está dedicada
a la violencia psicológica.

Por Dixie Edith

Conseguir  una mayor articulación de sus acciones es desafío mayor de la Jornada Nacional por la No Violencia 2012 que inició el pasado jueves en Cuba, convocada por organizaciones de la sociedad civil y otras instituciones de la isla.

“Necesitamos más procesos de sensibilización y programas de capacitación para poder romper, primero, con la descoordinación con que muchas veces se trabajan estos temas, y luego para demostrar que con acciones articuladas se contribuye a enfrentar las prácticas violentas”, dijo Zulema Hidalgo, del Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR), al pasar revista con SEMlac a los resultados de la pasada Jornada de 2011.

La actual y sexta edición extiende sus acciones por primera vez hasta ocho de las 15 provincias del país y suma a cantantes, artistas de la plástica, músicos y poetas que se han sensibilizado con el problema de la violencia de género.

Domingo, 11 Noviembre 2012 14:44

Campaña ÚNETE, tejiendo acciones

Por Dixie Edith

Identificar alianzas, construir consensos e investigar son propósitos para instrumentar en Cuba en el entorno de la campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, convocada por Ban Ki-Moon, secretario general de las Naciones Unidas.

Aunque la iniciativa internacional se viene desarrollando desde 2008, “este es el segundo año en que se implementan acciones en Cuba, y aún estamos buscando articular una estrategia más sólida, mejor coordinada, a partir de las lecciones aprendidas en 2011”, dijo a SEMLac Jesús Robles, coordinador internacional de programas del UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas en Cuba.

Robles intervino ante el auditorio de dos seminarios talleres organizados entre el 5 y 9 de noviembre por la Cátedra de Género y Comunicación “Mirta Aguirre”, del Instituto Internacional de Periodismo “José Martí” (IIPJM), para presentar las actividades en Cuba de la citada campaña, que en la isla se hace visible desde un llamado personal: Yo digo No a la violencia contra las mujeres.

Sábado, 17 Noviembre 2012 03:54

Juzgar la violencia desde otras miradas

Juristas de Pinar del Río se capacitaron en temas de
género y violencia.

Por Helen Hernández Hormilla

Para enfrentar la violencia hacia las mujeres no bastan las leyes si estas no se acompañan de un cambio en las mentalidades de quienes las practican. Aunque la legislación cubana presenta instrumentos que permiten actuar frente a casos de agresividad contra las mujeres, las subjetividades machistas aún inciden en la práctica jurídica.

Sobre ello reflexionaron profesionales del sector jurídico en el curso “Género, derecho y prevención de la violencia”, organizado del 12 al 15 de noviembre por la Unión Nacional de Juristas de Cuba (UNJC), en la occidental provincia de Pinar del Río.

El espacio contó con el  apoyo del Sistema de Naciones Unidas en Cuba y la campaña Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, del Secretario General de la Organización de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.

La capacitación, impartida por Yamila González, coordinadora del Proyecto Género y Derecho de la UNJC, y Ada Alfonso, psiquiatra del Centro Nacional de Educación Sexual  (Cenesex), reunió a una treintena de juristas del ámbito notarial, de los bufetes colectivos, fiscalía, juzgado y asesoría empresarial.

Información adicional