Editora

Editora

De la redacción

La cantante mexicana Julieta Venegas, de visita en Cuba, ratificó su compromiso por la no violencia contra las mujeres y las niñas, junto a la cantante cubana Rochy Ameneiro y la directora de cine estadounidense Catherine Murphy.

“Es nuestra responsabilidad hacer un frente común en cuanto a la imagen de las mujeres, comenzando por la educación de niñas y niños en la equidad”, dijo Venegas a la prensa durante un panel dedicado a la lucha por la no violencia de género, el martes 4 de noviembre.

Venegas se unió a la cantante cubana Rochy Ameneiro y la directora de cine estadounidense Catherine Murphy en un dialogo sobre la importancia del compromiso social y el trabajo conjunto en el enfrentamiento de la violencia desde las artes. El panel, realizado en la institucional Casa del Alba Cultural, en La Habana, reunió además a especialistas, representantes de organizaciones internacionales e instituciones cubanas que tratan el tema.

Martes, 11 Diciembre 2012 04:49

Movida jornada comunitaria por la no violencia

Por Raquel Sierra

Con un carnavalito infantil, lleno de risas, canciones y disfraces, concluyó la jornada por la no violencia del proyecto Grupo de Reflexión de la barriada del Cerro, en La Habana , que durante noviembre y diciembre incluyó topes de dominó, concursos de dibujo y talleres de sensibilización y capacitación, entre otras iniciativas.

“Conviviendo en mi barrio sin violencia”, título de la fiesta, reunió el 8 de diciembre a niños y niñas para cantar, declamar, bailar, desfilar y también enviar mensajes de amor y paz a seres queridos, amigos y al mundo, como una manera de educarlos  en formas diferentes de relacionarse con las personas.

En la jornada fueron premiados los ganadores del concurso de dibujo “Vivamos con ternura”, quienes  mejor “reflejaron las formas en que la infancia y la adolescencia pueden vivir en sus familias y su comunidad disfrutando del amor y el cariño de las personas que los rodean”. 

Por Dixie Edith/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Educar para el amor también es una manera de prevenir la violencia. Tal podría ser la máxima que anima a quienes se afanan en un proyecto comunitario dirigido a la población infantil en un barrio de la capital cubana: la Casa del Niño y la Niña.

Los dibujos y composiciones que en estos días adornan las paredes de la sede de esta particular iniciativa confirman la anterior afirmación.

Fruto de un concurso organizado en saludo a un nuevo aniversario de la “Convención de los Derechos de los Niños y las Niñas”, firmada el 20 de noviembre de 1989 en la Organización de Naciones Unidas, población infantil y juvenil entre nueve y 15 años narran con imágenes y palabras sencillas cuáles son sus derechos, deberes, y cómo se preparan para cumplirlos y hacerlos cumplir.

El certamen fue apoyado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Cuba y la dirección de Educación de Centro Habana, entre otras instituciones.

Por Helen Hernández Hormilla

Abordar la violencia contra las mujeres y las niñas en las campañas de bien público requiere la mirada comprometida de los equipos de realización audiovisual y  profesionales de la comunicación.

Desde ese presupuesto partió la experta colombiana Diana Díaz Soto en un taller impartido los días 10 y 11 de diciembre durante el 26 encuentro “El universo audiovisual de la niñez latinoamericana y caribeña” que tiene lugar en La Habana como parte el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. 

Por Helen Hernández Hormilla

Al cuidado de su padre anciano y de sus tres hijos, con un salario precario y casi sin tiempo para sí misma, María se encuentra encerrada en un círculo de violencia que le impone el contexto socioeconómico y la asignación tradicional de roles de género.

A esa arista poco visible cuando se aborda la agresividad contra las mujeres y las niñas apunta el filme La Demora, del uruguayo Rodrigo Plá, con guión de Laura Santullo, distinguido con el Premio Únete, otorgado por el Sistema de Naciones Unidas durante el 34 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. 

De la redacción

Los medios de comunicación masiva resultan plataformas fundamentales en la lucha por la no violencia contra las mujeres. Sin embargo, especialistas cubanas afirman que en la isla caribeña se vive un panorama complejo, en el cual la reproducción de estereotipos machistas y mensajes de sensibilización se enfrentan continuamente.

“Desde hace algunos años podemos percibir mayor visibilidad de la problemática social que significa la violencia contra las mujeres y las niñas. No obstante, me parece que estos temas aún quedan en determinados nichos y no encuentran la difusión que merecen en los medios masivos”, afirma Isabel Moya Richard, Doctora en Ciencias de la Comunicación y experta en temas de género.

Viernes, 28 Diciembre 2012 15:01

Arte denuncia la violencia contra las mujeres

De la Redacción

El tío le puso un cuchillo en el cuello a Yaremis para forzarla a tener sexo. Ella no logró resistirse. La única presencia en la casa, mientras ocurría la violación, era su niño menor de un año.

Al llegar el padre de la joven, no advirtió su turbación y se limitó a reprenderla por el desorden circundante. No obstante, al primer descuido de los hombres, ella logró salir fuera y con la ayuda de un vecino contactó a la policía. Hoy el agresor cumple condena en la cárcel y ella está convencida de que su historia puede ayudar a denunciar la violencia sexual contra las mujeres.

Su voz va narrando estos hechos en el primer corto documental de la serie “La corrosión de la memoria”, que estrenó la realizadora cubana Ayleé Ibáñez durante el evento “Calladita no estás más bonita”, celebrado el viernes 21 de diciembre en el céntrico cine Riviera, de la capital cubana.

Por Helen Hernández Hormilla (Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.)

Entre un cuadro como El rapto de las mulatas, del pintor cubano Carlos Enríquez, y un video clip de reguetón existen abismales distancias estéticas.
Sin embargo, la representación sublimada de una violación sexual en el primero y la constante presencia de una imagen cosificada y degradante de las mujeres en el otro caso vienen a evidenciar la manera en que el maltrato por motivos de género ha sido tradicionalmente naturalizado desde el arte, los medios de comunicación y, en general, las prácticas culturales.
Si bien cuando se habla de violencia de género suele trabajarse más aquella que implica daños físicos, psicológicos o estructurales, también en el ámbito cultural y subjetivo se ejerce la agresividad machista.
Acuñada por el teórico francés Pierre Bordieu, la violencia simbólica se refiere a un grupo de significados impuestos como válidos y legítimos por la cultura patriarcal, que parten de la supremacía y dominación masculina y, por tanto, tiene estrecha relación con el poder y la autoridad.

Martes, 29 Enero 2013 02:39

Mujeres impugnan la discriminación

Por Helen Hernández Hormilla

Mercedes de la Caridad Arlet parecía destinada a no poder caminar nunca, producto de una malformación de nacimiento. Su infancia y juventud transcurrieron entre dolores y operaciones que lograron mejorar su locomoción, pero también la pusieron frente al rechazo, la burla social y la discriminación.

Convertirse en licenciada en nutrición, especialidad que ejerce en el Hospital Pediátrico de Centro Habana, no fue difícil por las exigencias académicas, sino por los obstáculos que aún persisten en las instituciones y en la subjetividad de muchas personas con respecto al desarrollo de quienes viven con algún tipo de discapacidad. Sin embargo, la voluntad de no dejarse vencer ha sido para ella el principal recurso para superarse.

Por Sara Más /Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

La ausencia de las mujeres, su aparición estereotipada, el tratamiento xenofóbico que se hace de ellas en los medios de comunicación o la espectacularidad con que a veces se les presenta son ejemplos comunes de la violencia simbólica que se ejerce desde diversos espacios de comunicación y productos de las industrias culturales.
"Aunque se trata de un tema que cada vez ocupa más espacio en la agenda mediática, muchas veces se aborda erradamente y se convierten los medios en espacios que no solo reproducen la violencia contra las mujeres, sino que la naturalizan y legitiman"; aseguró en La Habana la periodista Isabel Moya.
Moya intervino ante más de una treintena de estudiantes de nueve países de América Latina y España que asisten en la capital cubana al IX posgrado internacional de Género y Comunicación, que tiene lugar del 4 al 14 de febrero en el Instituto Internacional de Periodismo "José Martí".
De acuerdo con la coordinadora de la Cátedra de Género y Comunicación "Mirta Aguirre", los medios de comunicación y las industrias culturales deben incluirse en la lista de instituciones en las cuales se apoya el patriarcado para intentar perpetuarse, como ocurre con el mercado, la heterosexualidad obligatoria, las religiones misóginas, el trabajo sexuado y el pensamiento dicotómico, entre otras.

Información adicional