Doblemente sujetas a la discriminación por género y orientación sexual, las mujeres lesbianas en Cuba batallan por reivindicar sus derechos. Varios trabajos publicados por SEMlac en 2014 abordan aspectos donde se concreta esta discriminación y ofrecen espacio para que activistas lesbianas reivindiquen sus derechos.

El acceso a todo tipo de empleos es una de las principales preocupaciones de activistas LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales) en Cuba. La reciente aprobación de un nuevo Código de Trabajo en el país motivó polémicas al no incluir explícitamente la identidad de género entre las razones para no discriminar en el ámbito laboral, un debate al cual SEMlac dio seguimiento durante 2014.

Aunque se ha reconocido públicamente como un problema social que urge atender, se investiga y se han abierto espacios para su atención y prevención, el de la violencia por motivos de género sigue siendo, para muchas personas, un asunto personal o familiar, en el que no se acostumbra ni conviene intervenir.

Esas falsas creencias y el escaso conocimiento sobre los resortes que la sostienen han naturalizado este fenómeno en la sociedad cubana, según estudios locales y especialistas.

La falta de datos precisos sobre el comportamiento de la violencia contra mujeres y niñas en el país tampoco permite tener una idea de su magnitud real, aunque hay evidencia —por estudios locales y aislados— de que ocurren hechos de este tipo, en sus más diversas manifestaciones, lo mismo en las zonas urbanas que rurales.

Si bien hablar del tema no es ya un tabú o un problema, todavía queda mucho que hacer en materia de prevención, atención y apoyo a las víctimas, actualización y creación de una norma legal más específica, práctica jurídica, médica y policial, entre otros muchos ámbitos y espacios de confluencia social y comunitaria, incluida la actuación de varias instituciones, autoridades y redes formales e informales. 

Esta monografía pretende hacer un recorrido sobre los temas y debates actuales en torno a la violencia de género en Cuba, tema cuyo tratamiento denota algunos avances, pero también grandes desafíos.

La necesidad de servicios integrales que realmente ofrezcan apoyo, protección y respuestas efectivas a las mujeres víctimas de violencia fue identificada como uno de los actuales retos frente al maltrato por motivos de género, según expertas de diferentes disciplinas que asistieron al espacio "Voces para el diálogo", el pasado 9 de diciembre.

Convocado por el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) y el Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac), la cita tuvo lugar en el Instituto Internacional de Periodismo "José Martí", en el Vedado, La Habana, con la idea de promover el debate en torno a los actuales y principales desafíos en el tratamiento y prevención de ese problema social.

De esta forma se da continuidad a este tipo de encuentros, surgidos en 2011, cuando "Voces para el diálogo" se estrenó y extendió por tres jornadas en la sala teatro Las Carolinas, de La Habana Vieja, para analizar esta problemática desde distintos saberes y experiencias.

Información adicional