Treinta y tres cubanas con ocupaciones y oficios diferentes hicieron un alto en sus atareadas vidas para acceder, hace más de un año, al insistente pedido de nueve periodistas y siete fotógrafos que les clamaban por un pedazo de su tiempo —¡ese recurso tan valioso para ellas!— porque “querían hacerles una entrevista”.

Esa es, en síntesis, la historia de Emprendedoras, el libro que se reseña en este Voces..., como resultado del trabajo conjunto de la agencia informativa Servicio de Noticias de la Mujer (SEMlac), la Editorial del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), y que ha estado acompañado del entusiasmo de muchas personas que, en el camino, también lo han hecho suyo.

Bol VOCES May 15Bol VOCES May 15Variedad de mujeres pueblan el ámbito rural cubano con sus historias y vivencias, más allá de la producción del campo, que sigue siendo necesaria y a la cual se incorporan, de un modo u otro. Allí conviven las que dirigen granjas y son abanderadas de la técnica aplicada a la producción, con las que se encargan del huerto en casa o asumen el cuidado de la familia, los animales y las labores domésticas, sin salario a cambio.

Las hay directamente vinculadas a la producción, incluso como titulares de tierras, o en cualquier otro puesto de trabajo no menos importante para la vida cotidiana: el de maestra, médica o empleada de un banco. También están la joven que interrumpió los estudios por un embarazo temprano que no esperaba y le hizo cambiar sus planes, o la universitaria que no regresó a su pueblo y empezó una vida nueva en la capital, donde encontró otras oportunidades más atractivas. 

Diversas circunstancias atraviesan sus vidas, dentro y fuera de casa. Aunque se fomenta su participación en las organizaciones agrícolas, todavía es baja su inserción y el reconocimiento de sus aportes a la agricultura o la economía.

Ganan nuevos espacios de participación política, pero aún queda recorrer un camino que las sitúe activamente en espacios de decisión, en el propio mundo del empleo y la tenencia de tierras y propiedades, en igualdad de condiciones y oportunidades que los hombres. Hacia esas y otras realidades dirige sus miradas la Red Nacional de Organismos e Instituciones de apoyo a la Mujer Rural (Red de Mujer Rural), que coordina la Federación de Mujeres Cubanas (FMC)

Doblemente sujetas a la discriminación por género y orientación sexual, las mujeres lesbianas en Cuba batallan por reivindicar sus derechos. Varios trabajos publicados por SEMlac en 2014 abordan aspectos donde se concreta esta discriminación y ofrecen espacio para que activistas lesbianas reivindiquen sus derechos.

El acceso a todo tipo de empleos es una de las principales preocupaciones de activistas LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales) en Cuba. La reciente aprobación de un nuevo Código de Trabajo en el país motivó polémicas al no incluir explícitamente la identidad de género entre las razones para no discriminar en el ámbito laboral, un debate al cual SEMlac dio seguimiento durante 2014.

Información adicional