El aroma del pastel recién horneado es para Katia Bianchini un recuerdo de infancia. Su madre solía prepararlo, lo mismo que el pan, siguiendo recetas transmitidas por generaciones entre las mujeres europeas de su familia, y a esa herencia echó mano cuando se animó a fundar negocio propio, en la capital cubana.

Publicado en Economía

Por Sara Más/Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

De diseñadora a cocinera, de periodista a arrendataria de vivienda, de desempleada a costurera, de trabajadora del hogar a peluquera, de jubilada a cuidadora de niños y niñas… las cubanas optan por el autoempleo en la economía no estatal como una opción laboral y financiera posible para sus vidas, aunque aún con desventajas e inconvenientes.
Cada vez son más las que abren su propio negocio o emprenden alguna iniciativa, pero siguen siendo minoría frente a los hombres y enfrentan no pocos obstáculos en esa alternativa económica, ampliada hace dos años junto a otros cambios dirigidos a reestructurar el empleo en la isla, buscar eficiencia estatal y fomentar la iniciativa propia.
"No me quejo porque estoy ganando más que cuando trabajaba como maestra, pero a esta altura creo que podría irme mejor", comentó a SEMlac Albertina Sierra, quien mantiene desde hace dos años un servicio de comida a domicilio en la capital cubana.
Así y todo, no renuncia a ese proyecto, que la mantiene "activa, entusiasmada y llena de planes", asegura. "Además, soy mi propia jefa, busco las mejores opciones y quiero crecer económicamente, tengo esa posibilidad", agrega esta mujer de 53 años, soltera y con un hijo universitario.

Publicado en Sociedad y cultura
Página 2 de 2

Información adicional