Especialistas y personal del sector empresarial cubano coincidieron en la necesidad de promover una mayor equidad entre mujeres y hombres en el ejercicio de sus funciones a todos los niveles, así como los conocimientos necesarios para ello.

Matanzas, enero (Especial de SEMlac).- Garantizar mejores condiciones de vida y trabajo en los campos cubanos podría ser una de las claves para promover la incorporación de mujeres a las labores agropecuarias, aseveran especialistas.

El incremento del trabajo por cuenta propia y la eliminación de la doble circulación monetaria son cambios esperados por las cubanas para aliviar una crisis económica sostenida en la isla caribeña durante más de dos décadas, con efectos significativos entre la población femenina.

En medio del escenario cubano actual, donde se agudizan las desigualdades, emergen situaciones de pobreza, vulnerabilidad social y marginalidad, las desventajas se asocian más a determinados grupos sociales, incluidas las mujeres.

“En ese contexto, se fortalecen las brechas de equidad de género, territoriales y raciales”, señaló la doctora Mayra Espina Prieto, del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS).
Quienes viven en situación de pobreza en esta isla caribeña son, fundamentalmente, mujeres, personas negras, mestizas, migrantes y ancianas, que no trabajan por discapacidad o por ausencia de condiciones diversas para hacerlo, dijo Espina durante el encuentro “Develando cauces de comunicación y encuentro”, organizado por el Grupo de Reflexión y Solidaridad “Oscar Arnulfo Romero” (OAR), de inspiración cristiana, con motivo de sus 25 años de  fundado.

Información adicional