Para Midialis Durán Rodríguez, cubana, empresaria y nacida en el extremo más oriental de la isla, la clave para lograr éxito en cualquier emprendimiento está en buscar salidas y "no creer nunca que los caminos se han cerrado".
"En mi familia aprendí que siempre había que buscar maneras de salir adelante. La mejor ayuda es la que una misma puede darse; no se consigue nada esperando que otras personas vengan a solucionar los problemas", aseveró a SEMlac.
Directora desde 2005 de la Unidad Empresarial de Base (UEB), de las Industrias Locales de Baracoa, en la provincia de Guantánamo, a más de 900 kilómetros al este de La Habana, Durán tiene experiencias múltiples que respaldan esa certeza.

Como mejor conocen en su pueblo a Francisca Eugenia Milanés García es por los pregones que la acompañan. Es raro el día que a ella no se le escuche entonar un ocurrente anuncio para vender algún producto por su comunidad del municipio Yara, en la oriental provincia de Granma, a más de 740 kilómetros de La Habana.

"Lechuga fresquecita…acabadita de cosechar, a mano alzada y p'almorzar; la habichuela mantiene la salud buena; el cilantro a la sopa le da encanto; ají de cocina, condimento de comida…compra hoy para que no quieras mañana…", se le escucha vociferar con frecuencia, mientras mueve y muestra en su carreta los productos en venta.

Sobre la mesa de trabajo, Mayra Fernández acumula diminutos circuitos que con paciencia convierten en analógicas las teclas digitales de un microondas averiado. Sigue los planos diseñados junto a su esposo, ingeniero de profesión y por quien la cubana de 49 años aprendió a arreglar equipos eléctricos hace más de una década.

Cuando estudió magisterio en la pasada década del ochenta no pensó que encontraría un destino laboral tan diferente, pero en época de crisis económica decidió montar un taller para reparar electrodomésticos en su casa de Cárdenas, pueblo matancero a 150 km de La Habana.

La suma de estrategias de género a proyectos de desarrollo local solo tendrá éxito si va acompañada de beneficios palpables en la calidad de vida de las comunidades, coinciden especialistas y protagonistas de iniciativas que avanzan en este camino.

"No hacemos nada con potenciar la capacitación de mujeres en los espacios agrícolas, si luego no tienen dónde aplicar lo que aprendieron o sufren tantas dificultades, que terminan buscando lugares con mejores condiciones", aseveró a SEMlac Aracelys López Almaguer, de la Cooperativa de Créditos y Servicios Fortalecida (CCSF) "Gabriel Valiente", de Jiguaní, en la provincia de Granma, a más de 760 kilómetros de La Habana.

Información adicional