Aunque son brazo derecho en la comunicación, gestionan el tiempo y se encargan de tener al día todo tipo de documentos, las secretarias y su trabajo siguen aún subvalorados en muchas empresas que no explotan al máximo sus potencialidades.

Durante el taller "Secretaria del siglo XXI, empoderamiento femenino desde nuevas miradas", realizado el pasado 13 de marzo en el Hotel Nacional de Cuba con más de 30 ejecutivas del país, ellas reconocieron la necesidad de incorporar nuevas capacidades para incrementar su relevancia en el funcionamiento empresarial, a tono con los cambios de estructura del sistema económico cubano llegados con la reforma que impulsa el presidente Raúl Castro desde 2008.

El entusiasmo de Gisela Vilaboy por el trabajo comunitario no la dejó conformarse con emprender un exitoso negocio de artesanía junto a su esposo, hace cinco años.

"Bambú Centro", el taller que comparte el matrimonio en el barrio Los Sitios, uno de los más pobres y céntricos de La Habana, se ha convertido en espacio para atender conflictos sociales mediante el arte.

Mujeres rurales y semiurbanas del oriente cubano mejoran su economía y autoestima al incorporarse a proyectos agroecológicos que promueve en esa región el Centro Cristiano de Servicio y Capacitación "Bartolomé G. Lavastida" (CCSC- BG Lavastida), con sede en Santiago de Cuba, a 861 kilómetros de La Habana.

En el mínimo de tierra que bordea la casa de la enfermera Mayelín Aguilar Almaguer, en el pueblo rural Babiney, ubicado en la provincia Granma, contigua a Santiago, la familia ha diseñado un sistema de permacultura que sigue los principios de agricultura permanente con enfoque ecológico.

Por un camino de tierra húmeda, bordeado de follaje y modestas casitas de madera, se llega al hogar de Yamilé Puentes, donde próximamente funcionarán una peluquería, un centro de lavado y un taller de manualidades gestionados por mujeres del barrio La Cidra, en el municipio de Baracoa, en la oriental provincia cubana de Guantánamo, a 993 kilómetros de La Habana.

La promotora cultural se animó a emprender ese espacio creativo y de servicios, sin precedentes en la comunidad rural de 25 kilómetros cuadrados y casi 150 personas, como alternativa para mejorar los ingresos familiares y de otras 15 vecinas.

Información adicional