Conquistar el espacio púbico, generar ingresos propios, acceder a recursos productivos, autoabastecerse de alimentos y desmitificar estereotipos de género son algunos de las metas conquistadas por mujeres en 12 comunidades del oriente cubano.

Beneficiadas por el proyecto Comunidades por la vida en su segunda fase, muchas de ellas convertidas hoy en emprendedoras, han cambiado su propia realidad a partir de las iniciativas locales lideradas por el Consejo de Iglesias de Cuba.

Zoila Bárbara Loynaz Álvarez se buscó la vida siempre trabajando duro, con el oficio que sostiene al mundo y que apenas nadie ve: el empleo doméstico.

Primero en diferentes centros y entidades estatales, hace ya varios años en casas particulares, ese fue el camino que le dio la independencia, el sostén de su familia y de su casa, desde que empezó limpiando vagones en la terminal de trenes de La Habana.

Esfuerzos, fracasos, perseverancia, conocimiento, estudio, osadía, vocación, necesidad, oportunidad y éxito se mezclan en Emprendedoras, un libro que reúne testimonios de 33 cubanas de diferentes regiones del país que se abren paso y buscan su autonomía desde ocupaciones y oficios diversos en la Cuba actual.

El volumen, resultado del trabajo conjunto del Servicio de Noticias de la Mujer, (SEMlac), el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), fue presentado el pasado 16 de octubre en la capital cubana como parte del festival “Ellas crean”, que organiza la Consejería Cultural de la Embajada de España en Cuba.

¿Tiene sentido diferenciar el emprendimiento femenino de aquel que nace impulsado por hombres? ¿Ser mujer imprime un sello particular a un negocio? ¿Enfrentan ellas las mismas dificultades que sus congéneres a la hora de decidirse a trabajar por cuenta propia?

Interrogantes como esas condujeron el debate sobre emprendimientos culturales femeninos del último “Jueves de la Embajada”, un espacio de encuentro cultural promovido por la sede diplomática de España en Cuba desde hace dos años y cuya última edición se enmarcó en el III festival “Ellas crean”, que organiza la Consejería Cultural de esa sede diplomática en la isla.

Información adicional