Religiones afrocubanas ¿más abiertas a la diversidad sexual?

[23-09-2019]
El periodista y activista Tato Quiñones compartió con un público diverso su investigación sobre homosexualidad y religión afrocubana. FOTO SEMlac Cuba El periodista y activista Tato Quiñones compartió con un público diverso su investigación sobre homosexualidad y religión afrocubana. FOTO SEMlac Cuba

Relatos y prácticas de la religiosidad cubana de raíz africana muestran avances y resistencias en la inclusión de personas homosexuales y transgénero.

Durante una investigación de obras y poemas que integran el cuerpo literario y filosófico de la religión Ifá, el reconocido escritor y activista Tato Quiñones no encontró "por lo menos una, no ya referida a la unión matrimonial entre dos personas del mismo sexo, ni siquiera a la homosexualidad".
Quiñones expuso algunas conclusiones de su estudio durante la conferencia "Addodis y Alakuatas en la santería: un breve intento de aproximación a la homosexualidad vista desde la religión popular cubana de los orishas", el pasado jueves 19 de septiembre como parte del "Aula de aprendizaje" que organiza el colectivo el Club del Espendrú.
"El debate desde el discurso religioso de Ifá y la religión Ocha es importante por la capacidad que tiene la religión de matriz africana de reunir a varios sectores o grupos sociales. Por eso quisimos incluirlo en este espacio que concebimos como un aula de saberes en la que abordamos muchos temas", dijo a SEMlac Aracely Rodríguez Malangón, integrante del Club del Espendrú, junto a Magia López y Alexey Rodríguez Mola del dúo Obsesión, así como a Roberto Zurbano y Tomás Fernández Robaina.
El interés por la temática surgió a raíz de los debates previos a la aprobación de la actual Constitución cubana y la posible inclusión del matrimonio igualitario en el texto constitucional. En aquel momento, sectores religiosos, principalmente evangélicos y católicos, mostraron su rechazo a la propuesta e hicieron campaña en su contra, no así sacerdotes y practicantes de religiones afrocubanas.
"La discusión sobre la permisión, o no, de la unión legal entre personas del mismo sexo fue perdiendo intensidad, hasta desaparecer, tanto en las calles como en las redes sociales y otros ámbitos, después que el gobierno cubano decidiera diferirla al incluir la propuesta en el Código de familia, qué será sometido a referéndum en fecha próxima. Para entonces, no les quepa a ustedes dudas, reaparecerá con igual o más fuerzas", advirtió Quiñones durante su conferencia.
Para el también babalawo (sacerdote Ifá), la homosexualidad es un hecho humano que no debe tolerarse porque la tolerancia implica posición de poder, "debe aceptarse y ya", afirmó.
Durante su charla, Quiñones presentó cuatro patakíes (relatos) que incluyen a personas homosexuales y transgénero. Las historias, si bien tienen como protagonistas a addodis (gays) y alakuatas (lesbianas), no están desprovistas de una visión heteronormativa, se refieren a la homosexualidad como "defecto", "vicio" o "desviación" y en ellas los hombres homosexuales son calificados de "invertidos" y "afeminados".
No obstante, el investigador declaró que no consta ninguna norma ética que se refiera a la homosexualidad explícitamente, por lo que queda a discreción del sacerdote la iniciación de personas homosexuales y transgénero en la religión de los Orishas.
Es aquí donde la raíz democrática y horizontal de la religión en el contexto nacional permite romper dogmas y ampliar las prácticas.
"Al no existir un canon rígido impuesto y ser una manera de ver la vida y comprenderla, las interpretaciones son tantas como babalawos existan", expuso Quiñones.
Sin embargo, practicantes e investigadores han expuesto la fuerte raíz patriarcal que se mantiene en las religiones de raíz africana y que afecta a las mujeres y a quienes rompen con los rígidos cánones heteronormativos.
La realidad va imponiendo cambios y estas limitaciones no han impedido el reconocimiento y saber ganados por personas homosexuales en varios territorios del país y casas religiosas.
"En Cuba hoy día integran las decenas, acaso centenares de familias o Casas de santo existentes en la ciudad de La Habana, Matanzas, Cárdenas, Santa Clara, Cienfuegos, Palmira, Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba; donde gays y lesbianas pueden alcanzar las más altas jerarquías sacerdotales según méritos y conocimientos, sin exclusión por sus preferencias sexuales", explicó el reconocido intelectual y activista Tato Quiñones.

Visto 255 veces
Valora este artículo
(1 Voto)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional