Redes sociales, escenario activo contra la discriminación

[05-08-2019]

Denuncias, opiniones y debates contra sucesos y actitudes discriminatorias en Cuba han encontrado en redes sociales como Facebook y Twitter un espacio público de apoyo, articulación y un catalizador de respuestas desde las instituciones gubernamentales.

Una caricatura publicada el pasado 25 de julio en el semanario Girón, periódico de la provincia de Matanzas --a unos 100 kilómetros al este de la capital cubana-- es uno de los últimos hechos que provocó en escenarios virtuales comentarios y reacciones de rechazo por parte de activistas y usuarios, a su contenido y enfoque discriminatorio.
La denuncia inicial partió del activista Yadiel Cepero, quien desató la polémica en el grupo de Facebook “Construyendo una agenda de la diversidad sexual en Cuba, al exponer su desagrado con la ilustración del artista plástico Manuel Hernández, publicada en el mencionado semanario.
A juicio de Cepero, es “poco ético” relacionar la “salida del closet” de una persona con su accionar político. El activista hizo llegar el 31 de julio una carta al medio de prensa provincial comunicando su desacuerdo. “Para buena parte de la ciudadanía LGBTIQ+ la salida del closet es una experiencia difícil, ya que supone exponerse al rechazo social, a la discriminación heterosexista e incluso a la violencia”, menciona en la misiva.
En el propio texto agrega que “descalificar a las personas por su orientación sexual es una práctica que va en contra del principio de igualdad y no discriminación establecido en el artículo 42 de la Constitución de la República. No debe haber espacio para esta práctica en los medios de prensa del país”.
De “desacertada” calificó la publicación de la caricatura el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), que se sumó a las críticas. En una declaración publicada en Facebook, el Cenesex manifestó que “lo ofensivo y relevante de la caricatura es utilizar la orientación sexual para descalificar a las personas. Los medios de prensa cubanos tienen como función principal reflejar la voz del Estado y del pueblo y constitucionalmente se prohíbe cualquier actitud discriminatoria”.
Según publicó Cepero, el primero de agosto fue recibido por Miriam Velázquez Rodríguez, directora del semanario Girón, para intercambiar sobre el suceso, encuentro donde la directiva aseguró que “la publicación de la caricatura no se hizo en modo alguno con la intención de herir, ofender o discriminar a nadie”.
“Lo sucedido nos alerta que debemos ser más cuidadosos con los contenidos que publicamos”, refirió la directora del semanario.
“Ojalá el tema trascienda lo suficiente como para que se discuta en la Unión de Periodistas de Cuba. No ya sobre la caricatura de Manuel, sino sobre el rol de la prensa en el combate a toda forma de discriminación”, sostuvo el activista.
La Revista digital cubana para el empoderamiento de las personas LGBTIQ+, Q de Cuir publicó declaraciones a su equipo del autor de la ilustración.
Declaró el artista que “Luis Almagro pertenecía al frente de izquierda de Uruguay cuando Mujica era presidente y de pronto se convirtió en un traidor de su causa, por lo que se le ocurrió lo de salir del clóset como símbolo de su tránsito a la derecha. Nunca tuvo un sentido homofóbico. No estaba haciendo referencia a la sexualidad, sino a su salida del clóset político”, explicó.
No obstante, indica el texto, el artista plástico asegura que su intención nunca fue herir ni discriminar. “Quienes impactan en espacios públicos tienen que ser muy responsables”, pues son espacios “para educar, no para atacar (…) Fue un error de mi parte”, reconoció.
La activista Susana Hernández sostuvo que “hay que denunciar cosas como estas, pero también darle a las personas la oportunidad de explicarse y crecer en el proceso”. Otros internautas llamaron la atención sobre el hecho de que no es primera vez que se utiliza esta analogía en titulares de medios cubanos.

Voces contra la discriminación y la violencia
Un artículo del mismo primero de agosto en el sitio web Entre Diversidades enfatizó en que “incorporar la experiencia internacional del uso de las redes para denunciar algún suceso de violencia o discriminación, podría ser una práctica poco efectiva si no se acompaña de un procedimiento legal que avise a las autoridades”.
No estoy pidiendo que se dejen de compartir estos contenidos en la red; más bien invito a vincularlos con mecanismos legales e incluso, acompañar la denuncia con su opinión en relación con la atención recibida por la autoridad competente”, explica el autor.
El texto hace alusión a recientes denuncias sobre supuestos incidentes de violencia policial hacia miembros de la comunidad LGBTI en La Habana.
Otros hechos han suscitado debate en las redes como los referidos por Fabiola Fernández, una joven de la provincia de Santiago de Cuba, en el oriente cubano, quien denunció indignada el pasado 30 de julio el acoso sexual que sufrió de parte de autoridades del orden.
Gabriel Coderch, director del Centro Oscar Arnulfo Romero, expresó en los comentarios al post la determinación de brindar ayuda, “tanto del Cenesex como de nuestro Centro, pero debe formular la denuncia”, dijo.
Un suceso relatado el primero de agosto por un ciudadano de la provincia de Pinar del Río, la más occidental de la Isla, movía el debate hacia otro tipo de discriminación: por origen o nacionalidad.
Al relatar lo acontecido cuando abordó un auto que ofrece servicios “bajo oferta y demanda” hacia el municipio de Viñales,  el ciudadano Miguel Ángel Díaz se cuestionó la expresión del chofer: “yo no monto cubanos en mi carro”, y expresa que lacera “la dignidad humana”. Varios foristas alentaron la necesidad de denunciar también el hecho a las autoridades pertinentes.
“No es la primera vez que suceden hechos de este tipo. Ya es muy común entre los cubanos que ofertan servicios al turismo internacional, usar términos discriminatorios para con sus conciudadanos; cubanos también”, decía Miguel.
En el IX Congreso de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, celebrado el pasado junio, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez habló de “un país que repudie todas las formas de discriminación; defensor de los derechos humanos de todos, no de segmentos exclusivos o privilegiados”.
De ahí que en el contexto cubano, denuncias como las de la polémica caricatura homofóbica, o las de los internautas Fabiola Fernández y Miguel Ángel Díaz en Facebook, aludiendo a acoso sexual y discriminación por origen, respectivamente, disparen alertas. 

Visto 344 veces
Valora este artículo
(4 votos)
De la redacción

Equipo de SEMlac Cuba. Puede contactarnos en semlaccu@enet.cu.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional