Jóvenes realizadoras cubanas apuestan por más

[24-03-2014]

Las inquietudes e inconformidades sociales estimulan a las jóvenes realizadoras cubanas a sumergirse en zonas de la realidad menos tratadas por la industria audiovisual estatal.

A Carla Valdés León, estudiante de la Facultad de Medios Audiovisuales del Instituto Superior de Arte (FAMCA), le interesa alejarse de "los clichés que trata de imponer la calle, la vida diaria".

La joven realizadora escogió para su primer corto de ficción, de tan solo tres minutos, la historia de una pareja de mujeres lesbianas que, pasada la tercera edad, se aman con ternura y proyectan un negocio por cuenta propia.

La historia visibiliza una población que, según activistas, sufre múltiples discriminaciones: por su orientación sexual, género y por pertenecer a una generación que ha padecido con mayor intensidad los rigores de la homofobia.

Carla se animó a escribir y dirigir Estado civil: unidas por varias razones. Según declaró a SEMlac, le motivaron la belleza del compromiso y la entrega total de relaciones lésbicas cercanas.

Pero fue la injusta discriminación social que viven estas parejas y el privilegio heterosexista que pervive en la sociedad contemporánea lo que definió su punto de vista en la obra.

"Me conmovió enterarme de que aquí en Cuba las parejas homosexuales no tienen la oportunidad de registrar su unión, de casarse. Y no es que el matrimonio sea un objetivo para todos, pero que la ley me ampare y me reconozca como pareja es un derecho que yo tengo y debo exigir. No puede ser que la vida cotidiana esté mostrando realidades que la ley y la constitución no protejan" declaró Valdés a SEMlac.

Alejada del panfleto, la obra bien podría apoyar la campaña que activistas y algunas organizaciones cubanas lideran a favor del respeto a la libre orientación sexual.

La guionista y directora apostó por sugerir y exponer su punto de vista desde lo implícito, respetando las expresiones de amor lógicas en dos mujeres sesentonas, que desde los gestos y mimos discretos han construido su amor.

El valor de la asesoría se expresa en el filme, pues según cuenta Carla recibió ayuda sensible y clara por parte de activistas del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Pero la asesoría no es suficiente para romper con los prejuicios. La joven estudiante se suma al grupo de expertas y artistas que sí reconocen cambios y giros en las obras de realizadoras cubanas.

"El medio en que nosotras nos formamos es muy machista. Pero hay actualmente muchas muchachas que cuentan en sus obras otras cosas, algunas incluso de forma diferente a lo habitual. Yo sí pienso que hay un cambio en la mirada, que parte de intereses personales, de la intención de decir lo que una es, lo que a una le motiva e interesa", afirma.

Estado civil: unidas competirá próximamente en la Muestra de Cine Joven, principal festival que exhibe y premia lo mejor de la producción audiovisual hecha por jóvenes de todo el país.

"La Muestra es muy importante porque una no hace estos materiales para verlos en casa o para compartir entre compañeros de aula. Una produce para que la gente vea los filmes, así sea pasándolo de memoria en memoria. El espacio de exhibición es lo de menos", afirma la joven entrevistada por SEMlac.

La escasez de espacios para la exhibición y la escasa divulgación afecta a esta joven y a sus colegas. "Nosotros producimos mucho anualmente, a razón de dos o tres trabajos por año, y somos un grupo de 16,17 estudiantes", comenta Carla.

Visto 1453 veces
Valora este artículo
(0 votos)
De la redacción

Equipo de SEMlac Cuba. Puede contactarnos en semlaccu@enet.cu.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional