Los productos culturales en torno a la diversidad afectivo sexual y de género en la adolescencia reproducen la vieja historia del amor romántico.

Comencé con doce o trece años a buscar ávidamente historias en el cine y la literatura que conectarán con lo que estaba sintiendo por los chicos, una efervescente atracción homosexual, – supongo que intuí que allí encontraría refugio y material evocador para mis poluciones nocturnas. Con una tranquilidad que hoy me sorprende, pedí al bibliotecario de mi barrio El Muchacho Persa de Mary Renault, más tarde llegaron los poemas de Cavafis y Whitman, Orlando de Virginia Woolf, Maurice de E. M. Forster y otras referencias culturetas. No fue hasta a finales de los noventa, con Al salir de clase, que la cultura pop española presentó personajes de ficción adolescentes que se autoidentificasen como lesbianas y gays.

Secretaria Académica del Programa de estudio de género. México D. F.

e-mail Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Aproximarnos a la diversidad sexual necesariamente nos hace revisar el concepto que sobre la sexualidad tenemos; dejar claro que concebimos la sexualidad como un producto social que se refiere a los aspectos eróticos amorosos de nuestras vivencias, mucho más allá de la genitalidad.

Tengo ante mí la doble tentación de intentar hacer una ponencia que remede un enfoque académico para el cual no tengo ni la formación ni las aptitudes de varios de los colegas que me precedieron, o de expresarme como periodista y provocador, misiones que me son mucho más cercanas y gratas.

Hace unos años cuando comenzaban en nuestro país las campañas por el respeto a la libre y responsable orientación sexual, un amigo en tono de broma me comentaba no hay pájaro bueno ni tamarindo dulce reproduciendo en una frase todos los mitos, prejuicios y creencias negativas que el desconocimiento de la realidad homosexual ha ido construyendo en el imaginario colectivo, que incluye obviamente a las mismas personas sexo diversas. Como argumentos: las conductas llamativas, el cambio frecuente de pareja, la pérdida de valores, el comportamiento social...

Información adicional