Además del rechazo social y a menudo familiar, las mujeres lesbianas en Cuba sufren otras secuelas de la discriminación y el desconocimiento cuando tienen necesidad de cuidar su salud.

Además del rechazo social y a menudo familiar, las mujeres lesbianas en Cuba sufren otras secuelas de la discriminación y el desconocimiento cuando tienen necesidad de cuidar su salud.

"Si vamos a una consulta y decimos que somos lesbianas, generalmente el doctor o la doctora entran en tensión, muestran incomodidad y tienden a darnos un tratamiento diferente", explicó a SEMlac Isbrailda Ruíz, integrante de Las Isabelas, un grupo de mujeres con orientación sexual diferente, de la provincia de Santiago de Cuba, a unos 900 kilómetros al este de La Habana.

La historias y conflictos cotidianos de varios grupos de mujeres en esta isla del Caribe, sobre todo la atención a su salud, pasan inadvertidas para especialistas y muchas personas porque ellas siguen siendo, en no pocos casos, "mujeres invisibles".

De esa forma las identificaron expertas, especialistas y activistas de los derechos sexuales y reproductivos durante una mesa sobre estos temas, el lunes 28 de mayo en La Habana, a propósito del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres.

"La epidemia de VIH/sida es mala, muy mala, pero representó el primer paso para reconocer la existencia de una comunidad homosexual en Cuba", aseveró Raúl Regueiro, fundador del proyecto dirigido a Hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH), del Centro Nacional de Prevención (CNP) de las infecciones de transmisión sexual/VIH/sida.

Información adicional