La falta de asistencia especializada, la discriminación y la precariedad económica ponen en riesgo la salud y bienestar de personas transgénero, señalan expertos y activistas en Cuba.

"Las personas trans vivimos estigma y discriminación, pues se nos considera diferentes. Pero no son frecuentes quejas y denuncias porque a una persona trans se le haya negado la atención de salud en un policlínico u hospital. Nuestros problemas son otros", declaró a SEMlac Malú Cano Valladares, coordinadora nacional de la red Trans Cuba.

El rechazo familiar y social, las prácticas discriminatorias y los prejuicios pueden poner en riesgo la salud de las mujeres lesbianas y bisexuales, de acuerdo con estudios y testimonios.

Ellas suelen padecer malestares psicológcos y también físicos por diversas causas, pero en gran medida también por falta de información en materia de salud y la persistencia de mitos y prejuicios que influyen lo mismo en ellas, que en el personal de salud que debe atenderlas.

Además del rechazo social y a menudo familiar, las mujeres lesbianas en Cuba sufren otras secuelas de la discriminación y el desconocimiento cuando tienen necesidad de cuidar su salud.

Además del rechazo social y a menudo familiar, las mujeres lesbianas en Cuba sufren otras secuelas de la discriminación y el desconocimiento cuando tienen necesidad de cuidar su salud.

"Si vamos a una consulta y decimos que somos lesbianas, generalmente el doctor o la doctora entran en tensión, muestran incomodidad y tienden a darnos un tratamiento diferente", explicó a SEMlac Isbrailda Ruíz, integrante de Las Isabelas, un grupo de mujeres con orientación sexual diferente, de la provincia de Santiago de Cuba, a unos 900 kilómetros al este de La Habana.

Información adicional