Desconocimiento, mitos y prejuicios afectan la salud sexual de mujeres lesbianas y bisexuales en Cuba, opinan activistas y especialistas en la nación del Caribe. "Existen muchos mitos que afectan nuestra salud sexual. La población en general, e incluso muchas mujeres lesbianas y bisexuales, tienen la idea de que las lesbianas y bisexuales estamos exentas de enfermarnos, que no corremos ningún riesgo de adquirir una infección de transmisión sexual (ITS). Pero esto es falso", afirma Idalia Rivero Alarcón.

Tener vínculo laboral o estudiantil, así como recibir terapia hormonal, pueden ser factores que favorecen una mejor calidad de vida para las mujeres trans, de acuerdo con un estudio realizado con un grupo de ellas en Cuba.

La falta de un tratamiento y atención adecuados a diversas formas de violencia de género en los servicios de salud denotan también vulneración de los derechos sexuales, señaló la psiquiatra Ada Alfonso, durante un encuentro ente especialistas de ese sector y juristas. Entre las vulneraciones menos visibles están aquellas que viven las personas LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales), señaló la especialista del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), durante el "Taller de Formación de Competencia para la denuncia de vulneración de derechos sexuales en el sector de la salud", realizado el miércoles 22 de noviembre en la capital cubana.

Dejar de considerar y tratar la intersexualidad como una enfermedad es premisa indispensable para que los seres humanos que viven en esa condición alcancen una ciudanía plena.

Así lo expresó la psicóloga cubana Adriana Agramonte, investigadora del Instituto Cubano de Endocrinología, durante las sesiones de trabajo del 7mo Congreso Cubano de Educación, Orientación y Terapia Sexual, que sesionó en La Habana del 16 al 18 de septiembre.

Página 1 de 4

Información adicional