Palabras de cariño y compromiso selladas con un beso y el aplauso colectivo atestiguaron el afecto de más de 30 parejas del mismo sexo bendecidas por líderes protestantes de Cuba y Estados Unidos, durante un culto ecuménico realizado en el Pabellón Cuba, en La Habana, el 9 de mayo, como parte de la VIII Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia.

Por la céntrica avenida 23 de La Habana, donde diariamente transitan cientos de personas ensimismadas en su cotidianidad, irrumpió el sábado 9 de mayo la sonora y colorida "Conga por la diversidad", una de las acciones principales de la VIII Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia, en reclamo de respeto y plenos derechos para lesbianas, gays, bi, trans e intersexuales (LGBTI) en Cuba.

Acusadas de enfermas, depravadas o pecaminosas, las personas no heterosexuales siguen sufriendo el rechazo de las iglesias cristianas que, en su mayoría, censuran las sexualidades no tradicionales y les excluyen de ciertas liturgias y gobiernos religiosos.

Noemí Vázquez, unida hace décadas a otra mujer, habla de su amor por Cristo con la misma convicción con que defiende la legitimidad de su orientación sexual diferente a la norma heterosexual vigente.

Cuando apenas se ha reconocido en muy pocos países de Latinoamérica como institución legal y protegida, el matrimonio igualitario o entre personas del mismo sexo sigue siendo un tema pendiente y muy debatido en la región.

Desde la perspectiva jurídica, no son pocos los desafíos que se plantean. Algunos emergieron nuevamente durante la celebración en La Habana, el 25 de febrero, del Taller Regional sobre Derecho Constitucional en el Caribe "Género, sexualidad y raza".

Información adicional