Historias de rechazo social, familiar y acoso laboral salen casi siempre a relucir en los encuentros e intercambios entre mujeres lesbianas y bisexuales. También suelen escucharse relatos reconfortantes sobre los grupos de ellas que se van creando y generan espacios amigables, de apoyo y solidaridad.

Frente a la doble y hasta triple discriminación que han vivido, no son pocas las que comienzan a reclamar su legítimo derecho a amar a otra mujer, aunque "seguimos siendo una asignatura pendiente en todos los sentidos", asegura a SEMlac Teresa de Jesús Fernández, coordinadora de la Red de Mujeres Lesbianas y Bisexuales del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

La Habana, diciembre (SEMlac).-Garantizar y hacer disfrutables los derechos de la comunidad LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersexuales y queer) en Cuba preocupa a activistas, académicos y funcionarios sensibles.

Para el destacado intelectual cubano Norge Espinosa, el insulto, la vejación, la discriminación laboral, el recelo de la policía con ciudadanos homosexuales y trans son ejemplos de cuánto falta por hacer en materia de derechos.

Las mujeres lesbianas y bisexuales experimentan una doble y hasta triple discriminación. Sin embargo, activistas y expertos en el país denuncian el silencio que muchas veces cubre estas manifestaciones de maltrato. La psicóloga y activista Norma Guillard ha trabajado por más de una década a favor de los derechos de las mujeres lesbianas y bisexuales en Cuba. SEMlac conversó con la especialista sobre la violencia que sufren cubanas que aman a otras mujeres.

Lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) sufren con frecuencia discriminación en el ámbito laboral cubano, trascendió durante un panel convocado por las redes sociales comunitarias que coordina y apoya el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Medidas disciplinarias injustificadas, separación del centro de trabajo, burlas o comentarios discriminatorios, demociones, obstáculos para ascender a otro puesto, negación del empleo y acoso sexual y psicológico fueron algunas de las manifestaciones de rechazo descritas por activistas de estos grupos en el encuentro realizado el 24 de octubre en el bar privado Humbolt´s 52, uno de los más populares sitios "amigables" (gayfreindly) para la comunidad LGBTI de la capital cubana.

Información adicional