La propuesta de un mundo sin mujeres, hombres, homosexuales, lesbianas, transgéneros o cualquier otra clasificación de identidad género-erótica es uno de los más revolucionarios aportes de la teoría queer, sobre la que debatieron especialistas y público durante la jornada Universo Avellaneda, celebrada en la capital cubana los días 17 y 18 de marzo.

Instituciones gubernamentales cubanas y organizaciones sociales insisten en la educación sexual como mecanismo para el desarrollo. Según especialistas, la implementación de un programa nacional acorde a los tiempos que corren dará respuesta a problemáticas actuales y compromisos de la sociedad cubana.

"La educación de la sexualidad es uno de los recursos que nos permitirá avanzar en nuestros principios emancipadores", afirmó Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), durante el primer Taller Nacional del Programa Nacional de Educación y Salud Sexual (PRONESS), el 30 de enero.

 

"Más allá de ver el cuerpo físico que tenemos delante,
importa ver que se trata de personas que sueñan,
piensan y tienen afectividades", reflexionó
la psicóloga Adriana Agramonte.

Estereotipos, prejuicios y normas sociales limitan el desarrollo personal y el ejercicio de sus derechos a las personas que no se ajustan al patrón femenino y masculino tradicionalmente establecido, alertaron especialistas en la capital cubana.

"Somos el producto de una cultura occidental, machista", aseguró el médico Alberto Roque, al intervenir en el panel "Diversidad sexual. Diálogo, reflexión y participación", convocado por Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad (Socumes), el 31 de mayo.

Roque reconoció cambios radicales en la forma de percibir las relaciones de género en la isla, pero también que siguen "arraigadas asimetrías de poder legitimadas por el patriarcado y la heteronormatividad".

El respeto a la libre orientación sexual e identidad de género es un valor humano que debería reproducirse desde todas las instituciones sociales cubanas, en especial la escuela.

Así lo enfatizaron especialistas asistentes a uno de los paneles convocados en centros universitarios de Ciego de Ávila, provincia a más de 430 km de La Habana, durante las actividades centrales de la VI Jornada Cubana contra la Homofobia que tuvieron lugar entre el 14 y el 17 de mayo en la capital de esa provincia y su municipio Morón.

Información adicional