A la condición biológica y cultural que se erige sobre el sexo femenino, las mujeres lesbianas agregan otra que les depara múltiples violencias y discriminación: no cumplen muchas veces con los roles y estereotipos que la sociedad y sus imaginarios les asignan. Rompen todos los moldes, transgreden las dinámicas prestablecidas, desdibujan el patriarcado, en ocasiones, con su sola presencia. La lesbofobia, una forma de discriminación y violencia que viven estas mujeres por el solo hecho de amar a otra mujer, transcurre muchas veces en el silencio, cuando no en el más público rechazo. Los actos violentos que viven las jóvenes lesbianas son “muchísimos”, asegura Teresa de Jesús Fernández, coordinadora de la Red de Mujeres Lesbianas y Bisexuales del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Educar en el respeto a la diversidad y la plena inclusión de personas homosexuales y transgénero es un reto que asumen activistas e instituciones que luchan contra la homofobia en Cuba. "Cada vez más personas comprenden que la homosexualidad no es una enfermedad, en tanto las fobias sí lo son; que la homosexualidad no es peligrosa, en tanto la homofobia y la transfobia sí lo son", dijo Mariela Castro Espín el pasado sábado 13 de mayo en La Habana.

La X Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia se enfoca en el acoso escolar homofóbico, una de los problemas menos visibles pero más dañinos en la sociedad, anunció en la mañana del 3 de mayo, en conferencia de prensa, Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).
Aunque dijo no tratarse de un problema grave en las escuelas cubanas, la directora del Cenesex sí consideró necesario llamar la atención sobre este tipo de acto discriminatorio, que ocurre en los espacios de socialización escolar.

"Ya no hay judío ni pagano, esclavo ni hombre libre, varón ni mujer, porque todos ustedes no son más que uno en Cristo Jesús". Las palabras de la carta o epístola del Apóstol Pablo a los gálatas, contenida en la páginas del Nuevo Testamento, fueron el eje para la primera predicación de una nueva comunidad cristiana en La Habana.

Creada justo el pasado 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, el núcleo capitalino de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM) celebró la unión de cristianas y cristianos desde una vocación "absolutamente inclusiva", al decir de la pastora Elaine Saralegui, líder de esa iglesia en la isla.

Página 1 de 38

Información adicional